Hierbas para la elaboración de cerveza

Hoy en día el lúpulo es un ingrediente primario en la elaboración de cerveza, pero no siempre fue así. A lo largo de la historia los conos de lúpulo fueron sólo uno de los muchos diferentes tipos de hierbas para la elaboración de cerveza que se usaron para saborizarla y preservarla.

Hierbas para la elaboración de cerveza

Los lúpulos alcanzaron fama porque son muy adaptables: pueden ser utilizados para amargor, sabor o aroma, dependiendo de cuando son agregados a la ebullición, y además ayudan a preservar la cerveza terminada.

Aunque el uso del lúpulo en la elaboración de cerveza empezó hace miles de años, no se utilizó en las cervezas europeas hasta la época de Carlomagno (alrededor de 800 D.C.) y no aparecieron en las cervezas inglesas hasta el 1300. El término “ale”, de hecho, se utilizaba para referirse sólo a la cerveza sin lúpulo.

El lúpulo se prohibió incluso ocasionalmente como ingrediente de la cerveza en algunos países durante los siglos XV y XVI. El célebre rey de de Inglaterra Enrique VIII prohibió el lúpulo para proteger los ingresos que ganó con ingredientes para la cerveza más lucrativos, tales como las especias y otras hierbas.

Aun sin leyes, los ingleses prefirieron sus hierbas de amargor tradicionales y cuanto más lo eran, mejor. Viejas recetas, como la citada Mum (una cerveza ale oscura a base de hierbas), podían incluir un par de docenas de diferentes hierbas y especias.

A menudo, éstas eran agregadas en forma de una “lechada de cerveza” constituida por una mezcla de hierbas como la pimpinela, betónica, tomillo, mejorana, flores de saúco, romero, salvia, manzanilla y menta.

Por lo general, las hierbas eran agregadas al barril después de que la fermentación había terminado, al igual que el dry hopping en la actualidad. A veces las hierbas eran remojadas en la cerveza antes de beberla.

La cerveza a base de hierbas es un arte antiguo que está siendo redescubierto por muchos cerveceros, aunque no ha pasado mucho tiempo desde que las cervezas a base de plantas eran comunes y populares.

Según el libro de Michael Jackson, “Beer Companion”, muchas grandes cervecerías británicas dejaron de usar el jengibre y el regaliz en las cervezas ale hace apenas 60 años. Los belgas no han abandonado el uso de hierbas como ingredientes claves para sus ilustres cervezas, una tradición regional que se remonta a cientos de años.




Hay, por supuesto, alternativas al cultivo de todas tus hierbas para la elaboración de cerveza. Muchas de las hierbas más comunes están disponibles en forma fresca o seca, ya sea en el supermercado, comercios proveedores de insumos para cervecería casera o comercios de alimentos dietéticos.

Sin embargo, algunas hierbas son más difíciles de conseguir, para algunas de éstas, el único acceso es adquirir algunas semillas y cultivar las plantas. Las hierbas secas y frescas tienen características diferentes, y es bueno ser capaz de utilizar ambas en la elaboración de cervezas.

Y no hay duda de que las hierbas de cosecha propia, incluso si las utiliza secas, serán mejor, más frescas, más aromáticas que cualquiera de las que puedes comprar.

“Nuestros elaboradores ingleses de Mum (Mumme) usan Sasafrás y Jengibre, la Cáscara de Nogal, la Raíz de Helenio, Berro Picante, Betónica, Mejorana, Madre de Tomillo, Poleo, de cada uno un pequeño puñado, de Cardo Bendito un puñado, de Agracejo machacado media onza, de Cardamomo machacado una onza y media. Todos estos son para poner cuando el licor se haya forjado un tiempo. . .”      

The Receipt Book, de John Nott, 1723  

Hierbas para la elaboración de cerveza

Las hierbas para la elaboración de cerveza tienen características diferentes, así como las tienen las diferentes variedades de lúpulo.

La mayoría de las hierbas tradicionalmente asociadas con elaboración de cerveza son amargas. Otras son más plenas de sabor o más aromáticas.

Qué hierba utilizar y cuándo utilizarla dependerá de las cualidades de la hierba y del tipo de cerveza que se desea elaborar.

Algunas hierbas son de propósitos múltiples, aunque ninguna es semejante a los lúpulos en la utilidad general. La cerveza sin ningún carácter a lúpulo en absoluto es un gusto adquirido.

Por lo general, se agrega al menos 14 gramos de lúpulo para un batch de 20 litros de cerveza, incluso para aquellas más cargadas de hierbas.

Hierbas de amargor

Las hierbas amargas incluyen el marrubio, la salvia, el diente de león, la hierba de San Pedro, el cardo mariano, la ortiga, la milenrama, la genciana, la salvia romana y la betonia. Se agregan al comienzo del hervor en lugar de o además de los lúpulos de amargor.

El amargor que le aportan a la cerveza no necesariamente se asemeja al amargor del lúpulo, y algunos pueden agregar sabores inusuales o medicinales. Así que lo mejor es ir despacio al principio. Utiliza siempre la mitad de las hierbas secas respecto a las frescas. Las raíces son la excepción, siempre deben ser secadas antes de ser utilizadas.

Hierbas de sabor

Las hierbas que pueden ser utilizadas para saborizar incluyen: enebro, pino, romero, el hisopo, la borraja, el jengibre, el orégano, mentas, bergamota silvestre, toronjil, la aspérula olorosa, mejorana, helenio, regaliz y tomillo. La mayoría de éstas son de sabor fuerte; a diferencia de los lúpulos aromáticos, deben ser agregadas cerca del comienzo del hervor. Las más delicadas como la borraja y el toronjil se pueden agregar a los últimos 15 minutos del hervor. Algunas de las hierbas saborizantes también tienen aromas potentes y realizan una doble tarea cuando son agregadas a la cerveza.
 


Hierbas aromáticas

El romero, el hisopo, la lavanda, la manzanilla, la melisa, la bergamota, las flores de saúco, y muchas otras hierbas pueden ser usadas para proporcionar aroma a la cerveza. Sólo se deben agregar secas en los últimos minutos del hervor como lo harías con los lúpulos de aroma.

Cualquiera de las hierbas aromáticas también puede utilizarse para dry hopping. El romero, una hierba maravillosamente aromática, es una buena opción para hacerlo. Unas ramitas echadas en el fermentador por unos días una semana antes del embotellado agregarán a la cerveza un aroma delicado a pinos.

La flor de saúco es una buena hierba para hacer dry hopping para hidromiel, así como para su uso en la elaboración de cerveza. Las hierbas secas sueltas pueden ser colocadas en una bolsa para dry hopping por lo que no pasaran todas a la cerveza.

No te preocupes por infectar tu cerveza con hierbas secas; los microorganismos que viven en las hierbas no pueden sobrevivir en el medio ácido y alcohólico de la cerveza terminada.

 

Fuente: “El Jardín del Cervecero Casero”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *