El cultivo de cebada en Uruguay duplica la producción del año pasado

En lo productivo, un año que empezó con las peores perspectivas terminó con excelente nota. Uruguay ya había logrado un rendimiento récord el año pasado y seguramente logre superarlo nuevamente, acercándose a una productividad promedio de 4.000 kilos por hectárea, de las más altas del mundo. Y eso en una superficie récord, que ha crecido de la mano de números muy bajos para el cultivo de trigo.

cebada

El año pasado la cebada había logrado un rendimiento promedio nacional de 3.828 kilos por hectárea, levantando en más de 300 kilos el récord de rendimiento anterior de 3.510 kilos en 2014.

Según el gerente agronómico de Ambev, Diego Caponi, los rendimientos este año estarán “iguales o con una flechita hacia arriba” respecto a los del año pasado.

Si ese rendimiento se ubicara en los mismos niveles del año pasado, dado el fuerte aumento del área sembrada, la producción se ubicará sobre las 730 mil toneladas. Esto más que duplica la producción del año anterior, de 356 mil toneladas, y triplica lo obtenido en la cosecha 2014, que fue de 243 mil toneladas.

Eso permite que las dos malterías uruguayas –Maltería Uruguay y Maltería Oriental– logren trabajar a pleno, y que incluso en el caso de la primera “se evalúe la posibilidad de exportar grano”.

Mientras que por un lado la gran producción de este año permite complementar la exportación de malta con la de grano, por otro lado permite darle un nuevo impulso a la pujante industria uruguaya de cervezas artesanales.
 

Las cervezas artesanales

Pero esto que para muchos es un hobby, para otros es un negocio muy prometedor dentro y fuera de fronteras. Rodrigo Ríos, socio director de Cabesas Bier, empresa tacuaremboense que viene creciendo en el mercado uruguayo, explicó que la nueva movida de la cerveza surgió como una reacción a la uniformidad que generó en los últimos 50 años la concentración de la industria, que fue absorbiendo una gran cantidad de cervecerías pequeñas, lo que llevó a que de 80 estilos de cervezas prácticamente quedara uno solo de tipo Lager. A nivel global se dio una reacción hacia volver a la diversidad de sabores.

Todavía hay aspectos a consolidar porque, por ejemplo, Uruguay no cuenta con cultivos de lúpulo, la planta que complementa la cebada. En el caso de las cerveceras uruguayas se abastecen de Maltería Oriental, mientras que Maltería Uruguay trabaja exclusivamente para Ambev.

La malta base es la parte básica que es 90% de la composición y en un menor porcentaje se agregan las maltas especiales –carmelizadas y de otros tipos– que no se están produciendo en Uruguay. “Todo eso debe ser importado, luego no conseguimos producción uruguaya ni de lúpulo, ni de levaduras ni de maltas especiales”, explicó Ríos.

El lúpulo tiene una historia curiosa porque fue plantado en Uruguay, en la zona de Las Piedras, pero destrozó su cultivo cansado de los conflictos sindicales que trababan su negocio, según relata un libro sobre la historia de la cerveza en Uruguay que fue elaborado por la Fábrica Nacional de Cerveza.

Desde entonces no se planta más lúpulo, la planta con cuya flor hembra se elabora la cerveza.

Ríos explicó que hay espacio para desarrollar el cultivo en Uruguay ahora que la demanda interna ha adquirido un volumen importante porque además a los uruguayos como con el mate les gustan las cervezas amargas. “En la cerveza artesanal poder usar un lúpulo fresco en flor sería una gran ventaja”, acotó.

Por ahora, en Uruguay solo se maltea cebada para malta Pilsen. El resto espera por los emprendedores que tomen el guante. Mientras tanto, los cerveceros caseros celebrarán mañana otro año en el que crece tanto la producción, como la demanda y la diversificación de sabores y experiencias.

El crecimiento de la cebada de este año y las dos cosechas consecutivas con rendimientos récord tienen del otro lado cada vez más jarras para celebrar. Y como en el vino, Uruguay empieza a asomar al mundo con productos de alto valor agregado.

 

www.elobservador.com.uy

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *