Argentina logra romper la estacionalidad del consumo de sidra

¿Tomar sidra en esta época del año? Sí, los cambios en el consumo de esta bebida también llegaron a la Argentina. Este producto, que tiene como principal protagonista a la manzana, atraviesa un proceso de transformación en donde han ido surgiendo alternativas más sofisticadas para lograr la desestacionalización de su elección, que tiene un pico máximo en los meses de noviembre y diciembre.

sidra_argentina

Con este giro que está dando la industria, el consumidor tiene la posibilidad de encontrarse con novedosas propuestas a la hora de beber sidra. Sidra tirada, etiquetas que apuntan a un producto Premium y hasta una camioneta utilizada como Cider Truck para despachar vasos son cada vez más moneda corriente en ferias y eventos de carácter gastronómico y gourmet. Los números son contundentes: el consumo de sidras evolucionó de un 7,1 en el 2015 a un 17,1 en un 2016 al que todavía le faltan unas semanas.
 

A toda hora y en cualquier momento

Los consumidores empiezan a modificar su percepción de la sidra y a disfrutarla como una bebida natural y fresca. Este cambio está impulsado por el dinamismo que tomó la categoría, las nuevas presentaciones y los nuevos perfiles de sabores”, comentó Javier Trucco, gerente de la División Sidras de CCU Argentina, responsable de la producción de 1888, la sidra Premium que más creció en el mercado en los últimos meses y que lidera este proceso de cambio. “En los últimos cuatro años se incrementaron los volúmenes de ventas en un 20 por ciento”, agregó Trucco. La planta que la compañía tiene en Allen, en la provincia de Río Negro, tiene registro de una mayor producción. De allí salen unas de las mejores manzanas del mundo.

Con un consumo anual de 656 mil hectolitros, la Argentina es uno de los mayores bebedores de sidra a nivel mundial, junto a países como el Reino Unido, Sudáfrica, Estados Unidos y Australia. Allí, el producto se ha transformado en el preferido por los jóvenes que buscan escapar de “lo conocido” y de “lo de siempre” en bares y reuniones sociales. Con presentaciones individuales (botellitas de 340 cc) y diversas etiquetas, las marcas internacionales redoblaron su apuesta por el mercado a la caza de nuevos consumidores. “En la Argentina comenzamos a transitar ese camino”, subrayó Trucco. “Con nuestra sidra 1888 apostamos a ofrecer un producto artesanal y Premium para ser una excelente opción a la hora de un almuerzo o cena. Vemos con satisfacción cómo hoy las vinotecas incorporan nuestro producto porque tienen clientes que lo reclaman”, concluyó Javier Trucco.

 

www.lanacion.com.ar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *