Sierra Nevada implementa tecnología Powerpack de Tesla

Una de las cervezas artesanales americanas más reconocidas ahora se produce oficialmente con la ayuda de la tecnología avanzada del almacenaje de la energía. Sierra Nevada Brewing Company ha instalado baterías Tesla Powerpack de 500 kW / 1 MWh en su cervecería de Chico, California.

Sierra Nevada implementa tecnología Powerpack de Tesla

Elon Musk, CEO de Tesla

La elaboración de cerveza genera picos frecuentes pero previsibles en la demanda de energía, lo que se traduce en fuertes cargos en la factura mensual de electricidad. En 2016 Sierra Nevada pagó más por los cargos por demanda que por la electricidad real, dijo Cheri Chastain, Gerente de Sostenibilidad. Al descargar energía del banco powerpack en momentos de consumo máximo, Sierra Nevada puede evitar estos cargos, reduciendo costos y también aliviando en algo el estrés de la red.

Sierra Nevada y el uso energía limpia

 

Sierra Nevada tiene su propia historia de abrazar la energía limpia. “Las baterías son una parte de nuestro rompecabezas de energía, que también incluye el sistema solar más grande empleado en la elaboración artesanal [2 MW], microturbinas Capstone, proyectos múltiples de la recuperación del calor y una serie extensa de proyectos de la eficacia energética” indica Chastain.

La mayor parte de la electricidad utilizada para la fabricación de cerveza es para procesos de calefacción y enfriamiento. Dado que el control de la temperatura en cada etapa de producción es vital para la calidad del producto final, este procedimiento no se presta, por ejemplo, a la manipulación del sistema de aire acondicionado tal como se hace en un edificio de oficinas.

Sierra Nevada tiene otras herramientas en su arsenal. Los picos típicamente vienen en la mañana, cuando la maquinaria de filtrado y del empaquetado comienza a trabajar y luego por las tardes, cuando se encienden los sistemas de la limpieza.

Los 2 MW de generación solar mantienen baja la demanda de la red durante las horas del día, las cuales suministran aproximadamente el 20% de la carga anual de la instalación y luego las microturbinas hacen lo mismo cuando ya se ha puesto el sol.

“Hay picos, sin embargo, temprano en la mañana o tarde en la noche cuando el sol está escondido y la carga es ligeramente mayor de lo que nuestras microturbinas pueden proporcionar, aquí es donde entran las baterías”, dice Chastain. “Están diseñadas para proporcionar la potencia de corta duración necesaria para evitar altos cargos por demanda cuando la energía solar y las microturbinas no son suficientes”.

El software Green Charge Networks incorpora las baterías en los otros activos energéticos del sitio, mientras que el software propietario de Tesla regula la carga y descarga del Powerpack conectado a la red.

Sierra Nevada está a la espera de la confirmación de los fondos del Programa de Incentivos de Auto Generación del estado [SGIP]; si son aceptados, las baterías se pagarán en menos de dos años, señaló Chastain. Sin los fondos del SGIP, el reembolso tardará aproximadamente cinco años.

 

 

www.cenergia.org.pe

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *