6 claves para reconocer una buena cerveza

Martín Boan, sommelier de cerveza y director del Centro de Cata de Cerveza, comparte 6 claves para reconocer una buena cerveza.

6 claves para reconocer una buena cerveza

Tomabilidad

La tomabilidad es una palabra con dos interpretaciones: la primera es que la cerveza se pueda tomar “en volumen” pero, si consideramos esta definición, solo entrarían en la categoría las cervezas ligeras, de bajo alcohol y cuerpo y con características neutras. Entonces, desde el mundo de la cerveza de estilo, se refiere a que no tenga defectos y que quieras tomar una segunda copa de esa cerveza.

Espuma

La espuma es parte de la cerveza y es fundamental en la apariencia. Una buena generación, estabilidad y agradable textura colaboran con su belleza. Hay que saber también que es una cuestión cultural y que su importancia depende del país: por ejemplo, para los belgas y alemanes forma parte de la calidad de la cerveza, pero para los ingleses, no tanto.
 

Temperatura

Cada estilo de cerveza tiene su temperatura de servicio. En líneas generales, hay que tener en cuenta si es lager o ale y cuál es su graduación alcohólica. Las lagers se degustan a temperaturas de 4 a 6°C y las ales, de 7 a 9°C. Las cervezas con mayor graduación alcohólica se toman a más de 10°C, esto es para favorecer el desprendimiento de sustancias aromáticas que son retenidas por el alcohol.

Cuerpo

El cuerpo depende mucho del estilo. Hay cervezas que son ligeras y que cumplen una función refrescante; hay otras de mayor cuerpo en donde se busca un producto con mayor complejidad.

Color

El color es variable y depende del estilo y los ingredientes que utilizaron. Las cervezas van de amarillas pajizas a negras, pasando por ámbares, rojizas y marrones. El principal impacto en el color lo aporta la malta que, junto con una variación de color, tendrán diferentes notas a caramelo, toffe, frutas secas, chocolate, café, etc. dependiendo del tipo de variedad seleccionada por el cervecero.

Aroma

Las características del aroma dependen del estilo. Antes que nada, cualquier cerveza independiente al estilo que pertenezca tiene que estar libre de aromas extraños o defectos (acidez elevada, avinagrada, sulfuros, fenoles medicinales, entre otros). El aroma depende principalmente de la malta utilizada, el lúpulo y las características de la levadura.

Las notas aportadas por la malta pueden ser a grano, pan, galletita, caramelo, toffe, chocolate, café, humo. Los aromas aportados por el lúpulo pueden ser florales, frutales, herbales, a especias, a madera, entre otros, siempre dependiendo de la variedad utilizada. La levadura tiene un gran impacto en el perfil aromático de la cerveza; las levaduras lagers generalmente dan productos limpios bajos en esteres frutales y una muy leve nota sulfurosa; en cambio, las cepas ales dan características frutales o especiadas dependiendo de la cepa. Los defectos generalmente se deben a las malas prácticas de elaboración y manipuleo de producto.

 

www.clarin.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *