Cómo maridar cerveza y cannabis a la perfección

¿Buscas una forma de darle un toque especial a tu próxima fumada? Lo creas o no, la hierba y la cerveza se complementan a la perfección. Cuando se maridan de forma correcta, ayudan a percibir sabores ocultos y a amplificar los efectos.

Cómo maridar cerveza y cannabis a la perfección

Con el auge del cannabis y las cervezas artesanas, hay multitud de variedades de ambas a nuestra disposición, gracias a años de innovación y dedicación por parte de cultivadores, productores y clientes.

En respuesta a esta infinita variedad de estilos de cerveza y de combinaciones de terpenos en el cannabis, han surgido críticos por la red, que intentan guiar al consumidor no iniciado en el proceso de seleccionar una variedad acorde a cada cerveza.

A continuación, analizaremos por qué la cerveza y la hierba combinan tan bien y cómo maridar ambas para conseguir resultados óptimos.
 

Todo el sabor está en los terpenos

Dadas las circunstancias, no es sorprendente que la cerveza y la marihuana sean tan buenos compañeros. Las flores del cannabis contienen un complejo espectro de terpenos aromáticos que se corresponden con muchos de los sabores de la cerveza. Los terpenos son compuestos que se segregan en los tricomas de las flores del cannabis de la misma forma que el THC y el CBD. Los terpenos son los responsables de los intensos aromas y sabores que tanto adoran los fumadores de marihuana. Además también son la clave del maridaje con cerveza.

La vasta gama de terpenos existentes en la naturaleza engloba muchos sabores y matices perfectamente reconocibles, como toques cítricos (producidos por el terpeno limoneno), a pino (producido por el alpha/beta-pineno) y florales (producidos por el linalool). Estos sabores también forman parte de las cualidades organolépticas presentes en muchas variedades de cerveza.

La cerveza como una bebida diversa

El sabor de tu cerveza preferida es el resultado de varios elementos diferentes que conforman la base de un producto final bien equilibrado. Básicamente, la cerveza se elabora fermentando el mosto obtenido del malteado de los cereales, que inmediatamente influencian su sabor. Además, las cervezas incorporan lúpulo, que añade un amargor que puede pasar prácticamente inadvertido o resultar muy intenso. El lúpulo también contiene terpenos, pero no se corresponden con los mismos sabores del cannabis. Algunos productores infusionan sus cervezas con aditivos como frutas o virutas de madera, que aportan una capa de sabor adicional y mejoran el escaso contenido de terpenos potentes.

¿Cómo se logra un buen maridaje?

Queda claro que la cerveza y el cannabis tienen gamas de sabores diferentes y por lo tanto permiten multitud de combinaciones interesantes. Pero la pregunta es, ¿cómo se consigue un buen maridaje entre ambas?

Sabor

Aprender a maridar cervezas llenas de sabor y variedades Skunk puede parecer una tarea imposible, pero lo mejor es considerarlo como un experimento divertido para ti y para tus papilas gustativas, ¡al menos al principio! Si quieres intentar realzar los pequeños matices de la cerveza sin perderte en la sutileza, algunos expertos recomiendan empezar con cervezas de carácter definido y cepas famosas por su sabor, como la Strawberry Cough o la Mango Kush, que destacan por sus regustos característicos. Empezar de esta forma te permitirá desarrollar combinaciones más complejas con el tiempo, tras experimentar primero con los maridajes más obvios.

Si tienes preferencias concretas en cuanto a estilos de cerveza, no dudes en probar diferentes variedades de hierba con la misma cerveza, para descubrir cuál funciona mejor. Lo mismo aplica a quienes prefieren consumir una variedad de marihuana determinada, pero están abiertos a probar muchas cervezas distintas.

Graduación alcohólica y efecto de las variedades

Dos factores que deberías tener en cuenta al maridar son el contenido de alcohol de tu cerveza y los efectos que provoca tu variedad de marihuana. En general, quienes no suelen mezclar cannabis y alcohol deberían evitar experimentar con cervezas de gran contenido alcohólico y cepas con niveles de THC desorbitados. Aunque la cerveza y el alcohol puedan ser muy divertidos cuando se combinan, también pueden llegar a provocar efectos desagradables en dosis elevadas.

Es útil saber cuál de las tres especies de marihuana se corresponde con tu material. Las índicas son variedades conocidas por sus agradables efectos relajantes y sedantes, pero no siempre son el mejor complemento para la cerveza. El alcohol es un depresor y tiene sus propias cualidades sedantes, así que quizás prefieras decantarte por una variedad sativa o híbrida.
 

Maridajes

En definitiva, es posible que pases más tiempo disfrutando de tu rica combinación que decidiendo qué hierba y qué cerveza escoger. Si crees que éste es tu caso, aquí tienes unos maridajes rápidos y sencillos que han pasado las pruebas del tiempo y del paladar, garantizando siempre una fumada de calidad.

Cervezas amargas como opción versatil

Un tipo de cerveza que siempre combina bien con la mayoría de variedades de cannabis es la cerveza amarga. Con sus sabores amargos pero afrutados, esta clase de cervezas ofrece una experiencia más refrescante y reduce la sensación de boca seca que otras cervezas más pesadas y lupuladas, como las India Pale Ales (IPA) y Stouts, provocan en el consumidor.

IPAs: Pineno y Limoneno

Las cervezas IPA son conocidas por marcado carácter lupulado y su amargor intencionado. Pero al mismo tiempo, tienen sabores profundos que mejoran con la incorporación de variedades ricas en pineno. ¡Una auténtica explosión de aromas! Una tendencia actual en el segmento de las IPA es añadir sabores fuertes y amargos como la uva y la naranja en su elaboración, que se potencian aún más cuando se acompañan de variedades que contengan limoneno. Dos sativas clásicas que se pueden maridar perfectamente con IPAs son la Jack Herer y la Jack The Ripper, por sus marcados perfiles de pino y cítricos, respectivamente.

Stout y Porter: Mirceno

Las cervezas Stout y Porter son dos de los estilos de cerveza más pesados que existen, lo cual hace que sea complicado acompañarlas con comidas o beberlas rápidamente. Estas cervezas incluyen matices a chocolate y café, y de hecho se mezclan a menudo con unos o dos cafés expreso. Por esta razón, deberías evitar variedades dulces y acarameladas, y decantarte por variedades más agrias o con aromas a almizcle que compensen el azúcar, como la White Widow. Este equilibrio podría ser tan eficaz que acabaría convirtiendo a novatos en el mundo Stout en nuevos amantes de estas variedades, al enseñarles a apreciar las cualidades únicas que cervezas Stout y Porter pueden ofrecer.

Pilsner: ¡Algo nuevo!

Las Pilsner son una elección popular por su facilidad para beber, sabores ligeros y normalmente una baja graduación alcohólica. Teniendo esto en cuenta, las pilsen son una gran forma de probar una cepa nueva que nunca antes habías fumado. Cuando se consumen acompañadas de marihuana, las pilsen refrescan y limpian el paladar. Un verdadero capricho tras un duro día de trabajo.

Cervezas con Cannabis

La maravillosa sinergia que produce el consumo simultáneo de hierba y cerveza se potencia aún más con el nacimiento de la cerveza con cannabis. Por si te lo estabas preguntando, estas cervezas revolucionarias no contienen el compuesto psicoactivo THC, sino que mezclan cannabidiol (CBD) con alcohol. Este proceso aporta a la cerveza el sabor de determinados terpenos y ofrece al consumidor la multitud de beneficios de salud asociados al CBD. El mundo entero se rinde a este cannabinoide, ya que no te coloca, pero ofrece grandes cualidades terapéuticas para el alivio de dolores y ansiedades.

 

www.royalqueenseeds.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *