Cerveza 0,0 o cerveza sin alcohol ¿Cuál es la diferencia?

Por Eva Rodríguez de Luis

¿Cerveza 0,0 o cerveza sin alcohol? Hasta hace unos años, no había opción, o te olvidabas de eso y tomabas una cerveza — que puedes aligerar con limón o gaseosa — o directamente, te decantabas por otra bebida.

Cerveza 0,0 o cerveza sin alcohol ¿Cuáles son las diferencias?

Sin embargo, afortunadamente los fabricantes de cerveza vieron el nicho de mercado potencial y optaron por empezar a desarrollar cervezas sin alcohol.

Al principio, la oferta era escasa y honestamente, la diferencia era palpable. Con el paso del tiempo este tipo de cerveza fue puliéndose, logrando un sabor bastante más similar al de la cerveza estándar.

Podrías beber cerveza sin y acabar dando positivo en un control. Coincidiendo con una mayor sensibilización con la máxima de “al volante, ni una gota de alcohol” y una creciente tendencia hacia el culto al cuerpo, surgieron las cervezas 0,0 y las cervezas light, consiguiendo una alternativa real a la cerveza de toda la vida.

Pero con tantos tipos, uno acaba haciéndose un lío e incluso podría suceder algo muy desagradable: pasar una velada bebiendo alguna de estas cervezas y acabar dando positivo en un control de alcoholemia.

Por ello, queremos aclarar cuáles son las principales diferencias entre la cerveza sin alcohol y la cerveza 0,0.
 

La cerveza, un poco de historia

Desde un punto de vista nutricional, la cerveza tomada con moderación es una bebida saludable que nos lleva acompañando durante mucho siglos. Para que te hagas una idea, se sabe que las civilizaciones egipcias, sumarias y elamitas la desarrollaban.

Por tanto, la cerveza está profundamente arraigada a nuestra historia y hábitos. La consumimos como bebida para el ocio, salidas nocturnas, vermuts, cenas y comidas fuera e incluso algunos, como bebida para reposición tras el deporte. Algo que por cierto, está contraindicado.

A grandes rasgos, la cerveza es una bebida alcohólica cuya elaboración se realiza generalmente con malta de cebada, cuyos almidones son fermentados en agua con levadura, a la que también se añade lúpulo. Su elaboración es un proceso apasionante y complejo, tanto desde un punto de vista biológico, como organoléptico, dada la gran cantidad de cervezas existentes.

Sin embargo, su parte práctica, aunque llena de secretos, es bastante sencilla. Tanto es así que recientemente ha surgido una tendencia DIY para fabricarnos nuestra propia cerveza artesanal en casa mediante kits caseros.

La clave de todo es la cantidad de alcohol de cada cerveza
 


¿Cuánto alcohol?

La clave de todo es el porcentaje de alcohol en volumen que podemos encontrar en cada tipo de cerveza.

Mientras que las tradicionales suelen contener entre un 4,5 y 5% en función de su elaboración, también las hay de 10 hasta 12% ABV. La cerveza sin alcohol en cambio cuenta con una cantidad muy baja que va del 0,4% y 0,6% de alcohol.

Esto significa que si bebes un par de litros podrías dar positivo en un control de alcoholemia, algo que obviamente dependerá de factores como tu sexo, si eres conductor novel, el tiempo que haya pasado y si has ingerido algo.

Pero si lo que deseas es no beber absolutamente nada de alcohol, debes optar por una cerveza 0,0. EN estas cervezas la cantidad de alcohol es inferior al 0,1%.

 

urbantecno.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *