Vino rosé, el “culpable” de la disminución del consumo de cerveza

El vino rosé ha pasado a convertirse en una de las bebidas más populares, para llevar, en fiestas junto a la piscina, en los hashtags. Al mismo tiempo, se ha transformado en una de las fuerzas más poderosas de la industria en la categoría bebidas.

Vino rosé, el culpable de la disminución del consumo de cerveza

Actualmente es un tercer canal de ingresos para los fabricantes, comerciantes minoristas y distribuidores de vinos, abriéndose paso a la par de sus categorías tradicionales tinto y blanco.

“Ha habido un desacoplamiento del rosé respecto del resto del vino: su propia categoría de alcohol”, dice Rodolphe Boulanger, vicepresidente de cerveza, vino y licores en Fresh Direct, un almacén online con sede en el Noreste de Estados Unidos con ventas apenas por debajo de los mil millones de dólares.

Cuando Boulanger se incorporó a Fresh Direct en 2014, se vendían sólo cuatro vinos rosados. Esa cifra saltó hasta 25 en 2015 y 45 en 2016. “El nivel de innovación y lanzamientos de nuevos productos nos sorprendió”, dice.

En la actualidad, el almacén de comercio electrónico tiene más de 90 rosé en su surtido. Uno de los más populares es Maris, un vino orgánico enlatado procedente de Francia.

En enero, Nielsen informó que la categoría rosé (que incluye espumante y sin burbujas) había alcanzado una valoración de 389 millones de dólares anualmente.

El rosé sin burbujas subió más del 57 por ciento en las últimas 52 semanas, superando la categoría global de vino, que está creciendo a una tasa levemente superior al 2 por ciento. Eso representa más que el Riesling, Zinfandel, Blanco Zinfandel, Malbec o Syrah/Shiraz por separado. En términos de volumen, el vino rosado avanzó 40 por ciento.
 

El mercado se inclina hacia el vino rosé

Y si bien todos vitorean a la cerveza artesanal, los cinco últimos años de ventas demuestran que los consumidores están gastando más en vino y licores. Goldman Sachs rebajó incluso a algunos de los mayores productores de cerveza debido a las ventas flojas, según informó CNBC.

Mientras el rosé crece a pasos agigantados, la cerveza aumentó sólo 0.6 por ciento en términos de dólares, y en términos de volumen bajó una fracción de porcentaje. No obstante, para mantenerlo en un contexto, el negocio de la cerveza mueve 37 mil millones de dólares anuales.

El rosé alcanza alrededor del uno por ciento de eso. Incluso el tinto y el blanco son mucho mayores -–5 mil 800 millones de dólares y 7 mil 00 millones en ventas anuales, respectivamente).

Ahora que el rosé ingresa en formatos más veraniegos como latas, cajas y hasta botellas de 40 onzas, se comercializa considerablemente entre los millennials como alternativa a las cervezas en la playa o junto a la parrilla.
 

Populares en The Beer Times


¿Dónde se elabora el vino rosé?

Muchos consideran que Francia es el epicentro de la producción de vino rosado dado que la Provenza representa un 42 por ciento, pero España la sigue de cerca en el segundo puesto y Estados Unidos es tercero en producción.

El consumo general de vino se ha mantenido estable en términos absolutos, pero el consumo de rosé creció 20 por ciento desde 2002, en tanto Estados Unidos y Francia representan casi la mitad de la demanda mundial, según el Conseil Interprofessionnel des Vins de Provence (CIVP).

 

noticierouniversal.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *