Cerveza sin alcohol ¿Cuáles son las diferencias?

¿Cerveza 0,0, cerveza sin alcohol o cerveza baja en alcohol? Hasta hace unos años, no había opción, o te olvidabas de eso y tomabas una cerveza o directamente, te decantabas por otra bebida.
 
Cerveza 0,0 o cerveza sin alcohol ¿Cuáles son las diferencias?

Cerveza 0,0 o cerveza sin alcohol ¿Cuál es la diferencia?

Sin embargo, afortunadamente las cervecerías vieron este nicho de mercado potencial y optaron por empezar a desarrollar cervezas sin alcohol a mayor escala y de mejor calidad.

Al principio, la oferta era escasa y honestamente, la diferencia era palpable. Pero con el paso del tiempo este tipo de cervezas fue mejorando notablemente, logrando un sabor bastante más similar al de una cerveza estándar.
 


 

Cervezas sin alcohol

La primera cerveza sin alcohol fue creada en Estados Unidos en 1919 gracias a las leyes sobre la prohibición de alcohol. Por aquellos años el gobierno estableció que la mayor cantidad de alcohol que cualquier bebida podría tener era 0.5% de ABV.
 
Cervezas 0,0% Alcohol

Cervezas 0,0 alcohol

Hoy en día, con las cervezas sin alcohol podrías beber sin acabar dando positivo en un control de alcoholemia. Coincidiendo con una mayor sensibilización con la máxima de “al volante, ni una gota de alcohol” y una creciente tendencia hacia el culto al cuerpo, surgieron las cervezas 0,0 y las cervezas light, consiguiendo una alternativa real a las cervezas de toda la vida.

Pero con tantos tipos, uno acaba confundido, incluso podrías pasar una velada muy desagradable por estar bebiendo alguna de estas cervezas y aún así acabar dando positivo en un control de alcoholemia.

Por ello, queremos aclarar cuáles son las principales diferencias entre los diferentes tipos de cerveza.

La cerveza, un poco de historia

Antes que nada, desde un punto de vista nutricional, la cerveza tomada con moderación es una bebida saludable que nos ha acompañado durante miles de años.

Por tanto, la cerveza está profundamente arraigada a nuestra historia y nuestros hábitos. La consumimos como bebida para el ocio, salidas nocturnas, aperitivos, cenas y comidas fuera de casa e incluso algunos, como bebida de recuperación tras el deporte.
 

Ingredientes para elaborar cerveza

Ingredientes para hacer cerveza

A grandes rasgos, la cerveza es una bebida alcohólica cuya elaboración se realiza generalmente con malta de cebada, cuyos almidones son fermentados en agua con levadura, a la que también se añade lúpulo.

Su elaboración es un proceso apasionante y complejo, tanto desde un punto de vista biológico, como organoléptico, dada la gran cantidad de tipos y estilos de cervezas existentes.

Sin embargo, su parte práctica, aunque llena de secretos, es inicialmente bastante sencilla. Tanto es así que recientemente ha surgido una tendencia por elaborar nuestra propia cerveza artesanal en casa mediante kits caseros.
 

¿Cuánto alcohol?

La clave de todo es el porcentaje de alcohol por volumen que podemos encontrar en cada tipo de cerveza, en otras palabras, la cantidad de alcohol que consumiremos.

Mientras que el rango de alcohol en las cervezas tradicionales suele variar entre un 4.5 y 5.0 % en función de su elaboración, también las hay de 10 a 12% ABV, incluso más. La cerveza sin alcohol en cambio cuenta con una cantidad muy baja y limitada de alcohol.
 
"Al volante, ni una gota de alcohol"

“Al volante, ni una gota de alcohol”

Si bien estas regulaciones pueden variar de país en país, como referencia, el Reino Unido establece por ley las siguientes definiciones:

  • Sin alcohol o libre de alcohol: menos de 0.05% ABV
  • Desalcoholizada: más de 0.05% y menos de 0.5% ABV
  • Bajo contenido de alcohol: menos de 1.2% ABV

Esto significa que si bebes más de un par de vasos de cerveza podrías dar positivo en un control de alcoholemia, algo que obviamente dependerá de factores como tu sexo, edad, el tiempo que haya pasado y si has ingerido algo de comer o no.

Cómo se hace cerveza sin alcohol

La mayor parte del proceso para elaborar cerveza con alcohol y sin alcohol es bastante similar. Ambos tipos de cerveza pasan por las mismas etapas iniciales como la maceración y el hervido del mosto.

La adición de lúpulos y la fermentación también son parte del proceso de elaboración de una cerveza sin alcohol. La principal diferencia para la mayoría de las cervezas sin alcohol es que la cerveza resultante, con alcohol, debe calentarse para eliminar el alcohol.

Cuando la cerveza es calentada, el alcohol en la cerveza comienza a evaporarse debido a que su composición química es más volátil que la del agua, por lo que es más fácil de hervir. Se deja escapar el alcohol y se usa el líquido restante, esencialmente el objetivo contrario del proceso de destilación.
 

Destilación al vacío

Desafortunadamente para los consumidores, este calor puede modificar los aromas y sabores de una cerveza terminada. Para evitarlo, la mayoría de las cervecerías modernas utilizan lo que se denomina destilación al vacío. Este proceso aplica vacío a la cerveza para reducir el punto de ebullición del alcohol tanto como sea posible.

En lugar de calentar la cerveza a una temperatura muy alta, la cerveza solo alcanza una temperatura ligeramente cálida. Esta técnica ayuda a mantener los aromas y sabores intactos mientras se reduce el contenido de alcohol. En esencia, el vacío facilita el paso de las moléculas de alcohol a la fase gaseosa.

En años reciente, los cerveceros y destiladores se han vuelto más creativos en las formas en las que eliminan el alcohol. Una técnica también popular es usar ósmosis inversa.

Osmosis inversa

Con ésta técnica la cerveza es básicamente empujada a través de un filtro en donde los agujeros son lo suficientemente pequeños como para que sólo el agua, el alcohol y algunos ácidos volátiles puedan atravesarlo. Luego de esto, el alcohol se puede destilar a partir de la mezcla de alcohol y agua mediante un proceso de destilación estándar.
 
Ósmosis inversa

Ósmosis inversa

Mientras tanto, el almíbar azucarado, los ingredientes, aromas y sabores restantes aún se encuentran al otro lado del filtro. Una vez que el alcohol se destila del agua utilizando métodos convencionales, el agua y los ácidos restantes son entonces devueltos a esta mezcla.

Ninguno de los principales ingredientes, aromas y sabores de la cerveza original tiene que calentarse en este proceso. Debido a esto, la cerveza resultante tiene un sabor más intenso y natural. Esta técnica requiere más equipo y horas de trabajo, pero produce algunos de los mejores resultados.

Carbonatación

En este punto el proceso la cerveza aún no ha terminado su proceso de elaboración. Ahora, la cerveza sin alcohol se ve y sabe a cerveza normal. El único problema es que es completamente plana, sin gasificación.

Normalmente, en el proceso tradicional, la cerveza con alcohol se carbonata a medida que fermenta dentro de la botella. En este punto, la levadura metaboliza el azúcar remanente dentro de la cerveza para crear más alcohol y dióxido de carbono. Y es el dióxido de carbono el que gasifica la cerveza.

Para las cervezas sin alcohol es diferente. El objetivo global del proceso es prevenir la fermentación y limitar la acción de la levadura. Debido a esto, una cerveza sin alcohol no fermentará y será carbonatada artificialmente una vez que se haya embotellado.

En la mayoría de las cervecerías, el cervecero inyectará dióxido de carbono en el fermentador, el barril, la botella o lata. Una técnica similar a lo que utilizan los fabricantes de refrescos para carbonatar sus bebidas.

 

urbantecno.com



Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *