La recesión en Rusia impulsa el crecimiento del mercado interno de cerveza artesanal

Rusia no era un país cervecero hasta la llegada hace una década de la tradición de los bares de europea central que llegaron a ofrecer cerveza y comida abundante en un solo lugar, Rusia ahora está deleitándose de las nuevas etiquetas artesanales que han explotado en popularidad durante la recesión más larga que ha tenido el país durante el último siglo.

russia_craft_beer

El número de microcervecerías rusas se disparó diez veces en los últimos cinco años y casi la totalidad de los 100 lugares que sirven cerveza artesanal en Moscú se abrieron en los últimos dos años, después de que el rublo decayera llevando a que las cervezas locales cuesten menos de la mitad que una cerveza importada.

“Es un lujo relativamente barato”, dce Douglas Zent, un texano que ha sido el inversor detrás de la sede en Moscú de Victory Art Brew.

Mientras que la revolución de la cerveza artesanal puede haber tardado décadas en llegar a Rusia, fue capturada por la inflación y una crisis de cambio que desangró los salarios, obligando a la población a reducir sus costos de vida. Los nuevos nombres que han aparecido no solo están apelando al paladar, sino también al ahorro y la economía personal.

Las IPAs e Imperial Stouts que se ofrecen a través de la capital – en bares que a veces cuentan con cientos de variedades en barril y botella – están ayudando a los moscovitas a estirar el rublo, que perdió casi la mitad de su valor frente al dólar desde principios de 2014. La cerveza artesanal finalmente hizo click con los jóvenes rusos, incluso con un estimado de 14 millones de personas que salieron de la línea de clase media en los últimos dos años, con muchos cada vez más escatimando incluso en necesidades básicas, como los medicamentos.

También es un desafío para las grandes cervecerías extranjeras, con su dominio ya erosionado por la competencia. A medida que el mercado de la cerveza se contrajo en un tercio desde 2008 debido a las regulaciones más estrictas y la caída de los ingresos, la participación de AB InBev Carlsberg, Heineken y Anadolu Efes continúa decayendo.

Si bien es más costosa que una cerveza estándar en el supermercado, las cervezas artesanales siguen siendo una opción dentro de presupuesto en comparación con las etiquetas importadas que se ofrecen en bares o restaurantes más tradicionales, según Andrey Serganov. Su BeerMarket es parte del llamado “triángulo de la cerveza” en el centro de Moscú, con un patio atestado por los lugareños consumiendo pintas de cerveza, en una escena asombrosamente parecida a Londres.

“Si has probado cerveza artesanal, nunca volverás a la lager industrial”, dice Anton Evdokimov, propietario del pub Bottle, Mug and Boiler en el centro de Moscú. “La gente prueba una IPA y la forma en que ellos perciben la cerveza cambia de inmediato. Entonces ellos comienzan a desear algo nuevo, a experimentar, a jugar con sus gustos”.

 

www.bendbulletin.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *