Lo dice la sabiduría popular: una cerveza fría es el mejor remedio contra el calor. Por ello, es preciso contar con botelleros frigoríficos que consigan enfriar el producto adecuadamente y rápido.

Latas en botellero frigorífico
Latas en botellero frigorífico

Aunque tampoco está de más algún consejo adicional para enfriar e incluso una nevera mejor y de segunda mano.

Una cerveza bien fría, por favor

Con la llegada del calor, y bajo la amenaza de una intensidad que cada año promete superar a la anterior, es preciso guardar la seguridad en todo momento por cuanto se refiere a cuestiones de vital importancia para la sociedad humana.

Por supuesto, y además de no exponerse a la radiación cuando más apriete el sol y buscar siempre la sombra, conseguir mantener las latas de cerveza siempre frías.

Remedio contra el calor por excelencia y bebida que siempre augura un momento de descanso para su debido disfrute, una cerveza caliente es siempre una mala invitación vacacional. Y, por ello, nada mejor que unos pocos trucos para conseguir y/o mantener la temperatura perfecta.

Como es lógico, y como ocurre en prácticamente toda nevera, la parte más baja del botellero frigorífico resulta la más ideal para conservar y enfriar la cerveza, dado que el aire frío tiende a ir hacia abajo y el caliente arriba.

Una realidad que, si bien se trata de un resquicio de la ciencia inyectada en la sabiduría popular, nos va a ahorrar más de un mal trago —y nunca mejor dicho.

Sin embargo, existen otros métodos y formas de organización para mantener la cerveza fría en el botellero que, en algún momento u otro, serán tanto de utilidad para quienes tenga un servicio de hostelería como si disponemos de una de sus máquinas en casa.

Zonas de frío en el botellero y su mantenimiento

Junto con la parte más baja de la nevera botellero, que resulta la opción más lógica, la segunda opción suele ser la zona al lado del evaporador.

Ubicado en la parte superior del botellero, esta pieza actúa como una especie de resistencia que, en este caso, enfría.

Por lo que también, y obedeciendo a una cuestión de puro mantenimiento, es preciso evitar que acumule hielo o que se escarche.

Recordando, además, y como premisa de la seguridad laboral que, desafortunadamente, no siempre se cumple a rajatabla, no debe rascarse nunca.

Ni tan sólo para quitar el hielo. Ya que dentro del evaporador circula gas refrigerante y correríamos un grave riesgo de accidente.

Añadiendo un punto más a la necesidad de un buen mantenimiento, y aunque huelgue decir que, sin llevarlo a cabo, nuestra cerveza fría y nuestra máquina se irían al garete, es preciso aplicar una buena limpieza.

Evidentemente, por motivos de pura higiene, dado que la suciedad y la aparición de ciertos componentes tóxicos o contaminantes podría afectar a la salud del cliente.

Por ello, y teniendo en cuenta que los botelleros generalmente se fabrican de acero inoxidable, evitando el uso de esponjas de hierro o níquel.

De hecho, ni tan siquiera dejándolos en su superficie, ya que los depósitos ferrosos pueden pegarse y provocar la formación de herrumbre afectando a la mencionada higiene y, por consiguiente, a la salud.

Asimismo, otra opción para encontrar las mejores zonas donde ubicar nuestras latas de cerveza se halla en la capacidad de organización.

Lejos de tratarse de una mera cuestión de disposición del producto, aunque ésta deba atenderse siempre que sea posible para agilizar procesos, una buena organización permite que el aire circule mejor y enfríe más rápido.

En ese sentido, es preciso dejar espacios, especialmente entre bebidas ya frías y las que reponemos aún calientes.

Por ello, nunca está de más seguir un patrón mediante el que llenar el botellero progresivamente. Primero, la mitad, después las tres cuartas partes y, finalmente, terminar de reponer.

El botellero no termina de enfriar, ¿debo cambiarlo?

Si, a pesar de estos trucos y consejos, la cerveza sigue caliente o no termina de enfriarse bien, inclusive un efecto condensación que augure un mal enfriamiento, es preciso atender a otras vías.

Si se da el desafortunado caso de que nuestro botellero no funciona como debería, esta web de maquinaria ofrece la posibilidad de adquirir un botellero de segunda mano con el que solventar el problema.

Así como también mesas de trabajo, congeladores e incluso lotes de maquinaria de hostelería a un precio más que razonable.

Eso sí, recordando en todo momento que, antes de realizar la compra, es preciso conocer cuáles son las necesidades de nuestro establecimiento.

A menudo, por querer abarcar demasiado, algunos negocios adquieren máquinas cuyo tamaño interrumpe el flujo de trabajo.

Por ello, más vale un botellero pequeño y funcional que no un gran aparato que no permita espacio para trabajar.

Ahora bien, si nos ha ocurrido justamente eso, y a pesar de que el botellero en frío correctamente no tenemos espacio suficiente para hacer el servicio, plataformas como Maquinaria Hostelería Ocasión (HMO) nos permite tanto comprar una de segunda mano como anunciar gratuitamente la nuestra.

Una opción más que plausible y que, a la par que aportarnos un dinero, dará rienda suelta a una nueva y mejor adquisición.

Asimismo, HMO dispone también de planchas con fogón de gas e incluso grills eléctricos y todo tipo de artículos con los que proveer nuestro negocio.

Un modo de darle una segunda oportunidad a aquella maquinaria que ha conseguido sacar adelante un bar o un restaurante.

Porque, cuando se trata de nuestro descanso y nuestro disfrute, tanto en vacaciones como en una tarde cualquiera y que encarte un momento de relax, una cerveza fría es tan necesaria como los engranajes del establecimiento donde nos la tomamos.

Y, si no, que se lo pregunten a los miles de turistas que ansían su cerveza helada contemplando un océano de tranquilidad.

Recomendamos

 
Artículos Relacionados
Artículos Patrocinados

Última actualización el 2021-07-23 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Newsletter The Beer Times™

Escribe un Comentario