Famosa por sus bebidas espirituosas y en particular, por su whisky, Irlanda es también un país famoso por su producción de cerveza.

Guinness Nitro Stout
Guinness Nitro Stout

Si alguna vez has visitado Irlanda seguro habrás degustado una cerveza Kilkenny, Murphy o Guinness en uno de sus muchos pubs con un espíritu que destila autenticidad por todos lados.

En la isla Esmeralda abundan las destilerías y microcervecerías, esperando ser visitadas por cualquier apasionado por el mundo de la cerveza o del whisky.

La más impresionante es la fábrica de Guinness. Te aconsejamos que vayas, será una oportunidad única para descubrir por fin por qué ponen esa bolita de plástico blanca en sus latas: el «floating widget».

Historia de la cervecería Guinness

Fundada en 1759 por el cervecero irlandés Arthur Guinness, la cervecería del mismo nombre es mundialmente famosa por su emblemática Stout.

Elaborada con granos de cebada tostados, tiene un color negro y una cabeza espesa y cremosa de color beige.

Museo Guinness
Museo Guinness

Mucho más que en otro tipo de cervezas, las maltas son extremadamente importantes en la elaboración de una Stout, ya que le dan su impenetrable color negro.

Si estás acostumbrado a las rubias, debes saber que una Pale Ale debe su color a sus maltas claras y no al lúpulo o a la levadura.

Una pinta roja, ámbar o negra suele tener una sensación en boca más corpulenta y menos refrescante que una cerveza clara.

Guinness es una cerveza negra de fermentación alta, relativamente ligera, con notas de caramelo, chocolate y café.

No hay ningún pub en Irlanda donde no la encuentres, siempre servidas estrictamente  en su propia pinta de cerveza. Su tradición es tan antigua que forma parte de la historia de Irlanda.

Hay muchas curiosidades sobre Guinness, como el hecho de que la fábrica de cerveza, con sede en Dublín, tiene un contrato de alquiler de 9.000 años, que cada día se beben una media de 13 millones de pintas en todo el mundo.

Se estima que el 10% de todo el consumo anual es durante el día de San Patricio, o incluso que fue el origen del Libro Guinness de los Récords, tras un debate sobre si el chorlito dorado era o no el ave más rápida de Europa.

La famosa “bolita” de Guinness

Ahora que ya sabes un poco más sobre la cerveza Guinness y su historia: ¿Conoces el motivo de la famosa bolita en el interior de su lata?

El «floating widget» es una bolita de plástico hueca de unos 3 cm de diámetro, algo más pequeña que una pelota de ping pong, que se introduce en la lata para que la experiencia de servicio sea lo más parecida a como es en un bar.

Floating Widget
Floating Widget

Esto hace que la Stout de Guinness sea muy diferente de otras cervezas irlandesas y de otras cervezas en general

A menudo oímos hablar de la elaboración de la cerveza, la fermentación, los sabores, el lúpulo y la levadura, pero muy pocas veces los cerveceros hablan de los pequeños detalles que hacen que las cervezas sean aún mejores.

Se trata de un proceso patentado por Guinness que consiste en poner a presión una bola llena de nitrógeno que, al abrirse, hace que la cerveza genere un efecto similar a las cerveza de grifo que se sirven en los bares.

Naturalmente, tiene poca carbonatación, por lo que la agradable cabeza es generosa y cremosa.

Si el widget flotante estuviera en una cerveza muy carbonatada, el resultado sería demasiado espumoso.

La cascada Guinness

Guinness también es fuente de animadas conversaciones sobre el misterio del «Guinness Cascade».

En la pinta, las burbujas de gas descienden y no parecen subir como en todas las cervezas.

Si crees que se trata de una ilusión óptica, ¡te equivocas! Al servir la cerveza, la diferencia de temperatura crea una corriente de convección que permite que las burbujas suban por una corriente central hasta estancarse en la superficie, antes de descender por las paredes del vaso.

El hecho de que la cerveza sea negra con finas burbujas transparentes hace que el fenómeno sea mucho más visible que en otras cervezas.

Recomendamos

Artículos Destacados