6 consejos para hacer de la cerveza un aliado en la cocina

1. Equilibre los sabores

Maridar es la búsqueda del equilibrio entre las sensaciones. La cerveza puede ser complemento de una comida con una intensidad especial en su sabor; o bien, puede servir como contraste entre sabores, dando la posibilidad de apreciar todos los matices de la comida.

cocina-cerveza

2. Complemente alimentos ácidos

La acidez propia de una cerveza ligera pero con cuerpo, marida muy bien con platillos en escabeche cuyo vinagre provee su característica acidez. De manera similar, los platos orientales que utilizan salsas agridulces; o bien, las comidas en que hay un ingrediente como el tomate o el limón, resultan ideales para complementar su acidez con el de una cerveza. Por otra parte, si se está frente a verduras de gusto ácido como espárragos, alcachofas o calabacines, o bien, ensaladas aderezadas con vinagre, también se puede recurrir a cervezas ligeras y de cuerpo medio.
 

3. Póngale picante

Si hay una bebida capaz de aguantar la agresión del picante sobre el paladar es la cerveza, lo que la convierte en acompañante ideal de platillos que utilizan chiles, ajos y mostazas.

4. Enfrente la grasa con técnica gastronómica

Hay platillos cuyo contenido graso limita la capacidad del paladar de percibir otros sabores, un ejemplo son los embutidos ahumados, ciertos cortes de cerdo y res; al igual que los pescados azules como el salmón, el atún o las anchoas, cuya fuerza de sabor y grasa es marcada. Como mecanismo para “limpiar” la boca de la saturación de grasa, las cervezas claras y ligeras son un excelente acompañante que le permitirá degustar todos los sabores sin bloquear su paladar.

5. Combínela con quesos maduros

Una tabla de quesos maduros, que presentan más cantidad de materia grasa, una textura cortante y una tendencia a la acidez en el sabor se puede combinar a la perfección con una cerveza con cuerpo medio.
 

6. Consuma inteligentemente

Ante todo no pierda de vista que el disfrute inteligente parte de un consumo regulado, si está tomando cerveza, además de combinarla con comida, acuérdese de alternar con agua para compensar el alcohol en la sangre, además, si usted es hombre, su consumo no debería superar las cuatro cervezas y si es mujer las tres unidades.

 

www.revistaperfil.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *