¿Botella o lata para la cerveza artesanal?

Los vendedores de cerveza artesanal se enfrentan muy a menudo a la tarea de explicar las diferencias entre las cervezas en lata o en botella.
 
Botella o lata para la cerveza

¿Botella o lata para la cerveza artesanal?

Cada consumidor tiene su preferencia, algunos reniegan de la lata y a otros les encantan los diseños que tienen. Otros prefieren las botellas por una cuestión de estética, sobre todo cuando se trata de regalar cervezas.

En 2002 Oskar Blues, una microcervecería de Colorado, produjo la primera cerveza artesanal en lata, su Dale’s Pale Ale. Hasta entonces se había asociado la cerveza de lata con cerveza industrial y la cerveza en botella con cerveza de calidad y artesanal. Comenzó así una disyuntiva que a día de hoy sigue sin resolverse.

En este artículo intentaremos ir a los hechos objetivos, indicando qué formato es más adecuado dependiendo de algunas condiciones.
 

Conservación

Hay tres elementos determinantes a la hora de conservar la cerveza: aire, luz y temperatura. Sólo las botellas ámbar consiguen bloquear el 99% de las longuitudes de onda de los rayos de luz. Las botellas verdes, azules o transparentes dejan pasar demasiada luz. Las latas no dejan pasar absolutamente nada.

En cuanto al aire, en el cuello de la botella siempre hay un poquito de aire, mientras que en las latas no hay nada de nada.

Si atendemos a la temperatura, una lata se calienta y se enfría antes que una botella. Esto puede ser bueno o malo, dependiendo de cómo lo gestionemos.

Hay algo que preocupa a los consumidores y es que la cerveza tome sabor a metal. Esto pasaba cuando las cervezas estaban en contacto directamente con el aluminio. A día de hoy las latas llevan una película de un polímero basado en agua que aísla completamente el líquido que contiene.

Conclusión

Las latas conservan mejor. Especialmente los estilos altamente lupulados y frescos, aquellos que se deben consumir preferiblemente poco después de ser elaborados.

Transporte

Aquí los argumentos son fáciles de imaginar. Pero vamos a los datos: una lata de 33 cl pesa unos 370 gramos y una botella de 33 cl pesa unos 565 gramos.

No parece una gran diferencia pero si aumentamos a un sixpack o una caja de 24, lo notamos mucho. Por otro lado, las latas se rompen menos. Y cuando lo hacen generan menos lío que una botella.

Conclusión

Gana la lata por goleada.

Impacto ambiental

El menor peso y tamaño de la lata hace que las emisiones derivadas de su transporte sean inferiores. También es menos costoso y se emplea menos energía en el reciclaje de latas que en el vidrio.

Sin embargo, el vidrio ofrece la posibilidad de reutilización que la lata nunca ofrecerá.

Conclusión

Con el estado actual de las cosas, depende del país.
 

Versatilidad

Las latas funcionan bien con equipos de elaboración isobáricos, donde la segunda fermentación en botella no se da. No son aptas para que se añadan azúcares que generen esa segunda fermentación para obtener carbonatación y espuma. Probablemente explotarían.

De ahí que esos estilos tradicionales, especialmente los belgas, que la requieren no se suelan dar en lata, optando por botellas.

En cuanto a las guardas o maduraciones largas, todavía no tenemos datos relevantes. Sí que hay reservas de cervezas en botella importantes, pero no sabemos cuáles serían los resultados en lata porque casi nadie lo ha hecho.

Habitualmente las latas se han destinado a cervezas lupuladas y de consumo rápido.

Conclusión

Las botellas ganan a falta de más experimentos.

Conclusión final

Las latas parecen una mejor opción para el consumo diario de cerveza artesanal. Se dan mejor para los estilos ligeros y aromáticos que demandan la mayoría de clientes hoy por hoy.

A la larga, además podrían abaratar los costes de transporte y almacenamiento, dándole más viabilidad a la industria y un mejor precio al consumidor.

Para cervezas de guarda y elaboraciones especiales maltosas, quizás la botella tenga una ligera ventaja y un punto de romanticismo y presencia difíciles de batir.

 

 

espumadecerveza.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *