¿Aún no estás seguro sobre lo qué quieres hacer después de graduarte? Descubre aquí entonces por qué la coctelería es excelente alternativa de una especialización muy demandada hoy en día.

Coctelería
Coctelería

Si bien es posible que aún no tengas claro en que se diferencian mixología y coctelería, la primera se encarga principalmente de la creación de nuevos cócteles, mientras que la segunda es desarrollada por el barman al servir a los clientes.

Aclarado esto, la coctelería es una profesión que podría combinar muchas de las cualidades que puedes estás buscando en un trabajo: un horario flexible, la oportunidad de poner en práctica todo lo que has aprendido inmediatamente y conocer a muchísimas personas interesantes con una buena combinación de salario y propinas.

A continuación, demos un vistazo algunas de sus otras ventajas:

1. Viaja por el mundo

Probablemente una de las principales ventajas de ser un barman es el hecho de que no estás obligado a trabajar en un lugar específico todo el tiempo, o al menos no por mucho tiempo, ya que podrías viajar por el mundo viviendo aventuras mientras perfeccionas tus habilidades en sitios donde habitualmente la gente suele pasar sus vacaciones. Estos lugares siempre necesitan de personal especializado tras la barra.

2. Conocer a mucha gente interesante

Ser barman es una profesión extremadamente social. No solo podrás compartir historias con quienes trabajan en el equipo contigo detrás de la barra, sino que también interactuarás constantemente con las personas a las que sirves tus bebidas, con quienes podrás compartir increíbles y locas historias. Hay una buena razón por la que algunas personas dicen que los bartenders son los mejores psicólogos.

3. Dejar fluir tu creatividad

En lugar de tener un trabajo de 9 a 5 de lunes a viernes y sentarte tras de un escritorio todo el día, podrás dar rienda suelta a tu creatividad y crear hermosas bebidas completamente nuevas, las posibilidades son infinitas.

A pesar de que en la coctelería se establecen algunas reglas generales, siempre se puede por ejemplo adaptar alguna receta existente de acuerdo con las preferencias específicas de tus clientes o experimentar por ti mismo y crear por ejemplo el cóctel que distingue de tu lugar de trabajo.

4. Aumentar tu confianza

Trabajar detrás de una barra es como estar en un escenario, eres el centro de atención. Lo primero que hace la gente cuando entra en un pub es dirigirse al bar, por lo que estarás permanentemente representado al establecimiento en el que trabajas y tu apariencia siempre estará expuesta.

Si bien esto podría ser algo estresante, definitivamente te hará ganar más confianza en ti mismo. Además, cuanta más experiencias obtengas, tu forma de trabajo será eventualmente más fluida y personalizada, desarrollando características particulares que te distingan.

5. Hacer felices a otras personas

Probablemente la mejor parte de ser un barman es disfrutar la expresión de alegría en algunos de tus clientes cuando lo sorprendes con la deliciosa bebida que has preparado. Trabajar en el sector de la hostelería puede ser extremadamente difícil, pero sin duda es gratificante.

6. Ser diferente al resto

A finales de 1800 y principios de 1900 ser barman era visto como una profesión muy respetada en la sociedad, pero hoy en día estamos en la segunda edad de oro de la coctelería, ya que casi cualquier parte del mundo es posible entrar a un bar, pedir algún cóctel famoso como un Manhattan o un Cosmopolitan y estar bastante seguro de que el barman podrá elaborarlo perfectamente, algo que ha permitido que esta profesión se convierta nuevamente en un oficio muy respetado.

Comentar