Crowler, la evolución del Growler

Primero fueron los Growler, esos botellones de vidrio marrón o acero inoxidable que permiten disfrutar de una cerveza como recién servida más allá del bar o la cervecería para seguir disfrutándola en casa.
 
Proceso de enlatado crowler

Crowler, la evolución del Growler

Con la pasión por la cerveza intacta y con un número cada vez mayor de cervecerías por metro cuadrado, una nueva opción para extender el disfrute se encuentra desde hace poco disponible: los Crowlers, latas de cerveza que se sellan al momento del servicio, directamente en el local y a pedido del consumidor.
 

Servicio de enlatado

“Es un sistema de enlatado pero en vivo. La persona viene al local, se sirve del barril como cuando uno se sirve cerveza tirada e inmediatamente a través de una enlatadora se sella herméticamente.

El resultado es una lata de 473 cc con la cerveza artesanal que más le gustó y que puede llevar a su casa”, explica Martín Gianella – propietario de la cervecería El Galpón de Tacuara – al diario La Nación de Argentina.

Máquina de enlatado: Crowler

Máquina de enlatado

La cervecería Oskar Blues Brewery, pionera en el formato lata para las cervezas artesanales en 2002, estuvo detrás de su desarrollo en 2014, tras aliarse con la multinacional Ball para crear una máquina capaz de sellar latas una a una, luego de un pequeño barrido de CO2 que asegura la esterilización del proceso.

No sólo eso, en marzo de este año Oscar Blues y Ball Corporation sorprendieron nuevamente, llevando su innovación al siguiente nivel, al anunciar el lanzamiento de los nuevos crowlers resellables, una de las pocas desventajas que aun presentaba el crowler versus su contraparte de vidrio, una discusión ya zanjada por la del uso de lata o botella para la cerveza artesanal.
 


Crowler vs Growler

“La diferencia sustancial está en que el growler inevitablemente perderá gasificación, lo que hace uno no pueda conservar la cerveza en perfecto estado en la heladera más allá de un par de días. El crowler, por su parte, es hermético y además protege a la cerveza de la luz, que la oxida, lo que permite mantener inalterable sus propiedades gustativas y aromáticas durante casi un mes” afirma Martín Gianella
 
keg growler y crowler

Growler, keg y crowler

Otra diferencia, no menor, es el tamaño. Contra los generalmente dos litros de cerveza que permite el formato growler, su hermano en lata sólo alberga hasta ahora 473 cc, lo que lo hace ideal para un consumo más medido, e incluso facilita el llevar a casa crowlers con distintas variedades de cerveza.

“En vez de llevarte un growler a tu casa con una sola variedad de cerveza, te llevás 4 latas con distintas variedades. Esta idea vemos que funciona muy bien, por ejemplo, cuando tenemos alguna cerveza rara en el local, que el cliente habitual sabe que no volverá a estar disponible por un tiempo, entonces tiene la opción, si le gustó, de enlatarla para llevársela a su casa”, comenta Diego Ibargaray, uno de los propietarios de la cervecería Desarmadero.

“Además, antes de llenar la lata se hace un «barrido» con CO2 en su interior para desplazar al oxígeno y eso, sumado al sellado hermético evita que la presencia de oxígeno oxide la cerveza”, explica.

 

 

www.lanacion.com.ar

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *