Explorando la historia de los “Beer Geeks”

Hoy en día las personas parecen tomarse la cerveza demasiado en serio, se preocupan por lo que beben, hablan de ella en todas partes y toman notas de degustación de sus impresiones, algo que parece haberse transformado en una característica de los últimos tiempos.
 
Beer Geeks

Explorando la historia de los “Beer Geeks”

Pero ser un Beer Geek no es algo que haya surgido de la mano de los libros de Michael Jackson o el movimiento cervecero artesanal estadounidense, las personas han estado obsesionadas con la cerveza durante mucho más tiempo.

Un ejemplo bastante antiguo se puede encontrar en las cartas del político inglés James Howell (1594-1666), quien en una epístola de 1634 dirigida a Lord Cliff, otorga un extensa y detallada descripción sobre las bebidas más populares en todo el mundo, incluida la cerveza, con este pasaje que equivale a un ejemplo temprano de una guía de estilos de cerveza:
 

“En las diecisiete provincias que se encuentran muy cerca o en la misma baja Alemania, la cerveza es la bebida natural más común, nada más, por lo que se la encuentra en Westfalia y en todo el circuito inferior de Sajonia, en Dinamarca, Suiza y Noruega. Prusse tiene una cerveza tan amarilla como el oro, hecha de trigo, que embriaga tan rápido como un Sack.”

 
En el siglo XIX, la cerveza lager surgía desde Munich, Viena y Pilsen. A medida que avanzaba por todo el mundo, comenzó a atraer a cierto tipo de bebedores, los entusiastas de la cerveza “artesanal” de su época, tal como el autor anónimo, presumiblemente británico, de un artículo de 1871 publicado en una revista de Londres:
 

“Me produce alegría los diversos suministros de cerveza que fluyen en la metrópolis”

 


 

Preservando la retórica de la cerveza artesanal, los fanáticos victorianos de la cerveza lager hablaban de beberla más por su sabor que por su contenido de alcohol, de su delicadeza y de la importancia de una cuidada cristalería.

También argumentaban que la cerveza convencional estaba llena de aditivos, mientras que la cerveza lager era pura (tal como los bebedores modernos condenan los adjuntos y elogian las cervezas de malta) y defendían el alto precio de la cerveza: la cerveza de calidad, disfrutada con moderación, valía la pena.

Ya en la década de 1930, existen algunos indicios de que si incluso si no tenían cuentas de Untappd y RateBeer para compartir su interés con el resto mundo, había personas cuyo interés en la cerveza era positivamente racional.

Un libro sobre la cerveza , publicado en 1934 bajo el seudónimo de “A Drinker”, es una prueba en sí misma y tal vez sea el primer ejemplo de lo que hoy reconocemos como divulgación dirigida a los consumidores en lugar de a los expertos de la industria.

Sin embargo, también contiene una significativa línea:
 

“En opinión del purista obcecado, la cerveza embotellada es una barbarie. Una de las atrocidades de la civilización, como la mayonesa envasada”

 
El autor se inclina por la frivolidad, pero aun así, eso sugiere que no solo había suficientes personas interesadas en la cerveza para justificar la escritura de un libro, sino que algunos de ellos eran del tipo evangelistas de la cerveza de ojos giratorios que sin duda todos nos hemos topado alguna vez.

La misma década dio lugar a un proyecto de sociología de observación masiva cuyo estudio realizado en Bolton, al norte de Inglaterra, involucró a un grupo de personas, jóvenes en su mayoría, para que acudieran al centro de la ciudad y escribían todo lo que vieran.

El estudio se centro principalmente en pubs, lo que dio como resultado el libro de 1942 titulado “The Pub and the People”, un extraordinario volumen que es lo más parecido a experimentar el viaje en el tiempo que cualquiera de nosotros podría tener.
 
The Pub and The People

The Pub and The People

Entre los detalles de la cantidad de personas que utilizaban los escupideros y la relación hombre/mujer de quienes acudían a los diferentes pubs en diferentes momentos, se describe un subconjunto particular de bebedores de cerveza:
 

“La mayoría de los consumidores simplemente beben la cerveza más barata disponible, mientras que existe una minoría para quienes la calidad es lo más importante.”

 
El propietario de un pub cuyas palabras fueron registradas por uno los observadores contaba la historia sobre un cask amargo particularmente bien madurado que, cuando fue servido con casi seis meses de añejamiento, había impresionado particularmente a un bebedor.

El extraño había exclamado que la cerveza era maravillosa, “como el vino” y que el barril se había acabado rápidamente por que se lo había contado a sus amigos quienes también acudieron a degustar la cerveza.
 

Cocina y Coctelería con Cerveza: 50 recetas seleccionadas
  • Carlos Manosalva Uhart
  • Zythos Media
  • Versión Kindle
  • Edición no. 1 (05/22/2019)
  • Español

El equipo encuestador también entrevistó a otro bebedor que se parece mucho a un consumidor actual de samplers:
 

“Existen muchas marcas diferentes de cerveza que hasta ahora no he tenido el placer de degustar. Hasta ahora he probado Magee, Walker, Hamer’s, Cunningham y tal vez una o dos más, todas tienen un buen sabor. Sobre el valor no haré comentarios ya que no bebo excesivamente, por lo que no estoy a favor de ninguna en particular.”

 
Ahí está de nuevo, la sugerencia de que el precio es menos importante para aquellos que beben por alguna razón que no sea la ruta más rápida o más barata para intoxicarse.

Maurice Gorham escribió un libro publicado en 1939 sobre los pubs de Londres, “The Local” que contiene un breve indicio de una versión modesta y poco británica de una época en donde lo que se busca es la novedad:
 

“…has escuchado que una cervecería fuera de la ciudad posee un pub donde las cervezas amargas son inusualmente buenas. Acudes y descubres muchos lugares. Entre Halkin Street y Wilton Street hay no menos de cinco bares, todos pequeños, locales, agradables, que ofrecen la opción de hasta cuatro tipos de cerveza diferentes.”

 
Cuando Grorham reescribió y amplió su libro en 1949, publicándolo bajo el título “Back to the Local”, añadía además una larga descripción de cómo un conocedor elegía su cerveza. La variedad de cervezas de barril, argumentó, era compleja y variable y “toman un poco de conocimiento y reintegran el estudio”.
 
The Local

The Local

La primera mitad del siglo XX también vio crecer una oleada de sociedades dedicadas a la cerveza de una manera u otra.

La Sociedad Nacional para la Promoción de la Cerveza Pura (The National Society for the Promotion of Pure Beer) fue fundada en el condado de Sussex en 1923.

La Antigua Orden de los Sopladores de Espuma (The Ancient Order of Froth Blowers) fue fundada en Londres en 1924. la Sociedad de Protección de Usuarios del Pub (The Pub Users’ Protection Society), también en Londres, en 1946 y en Derbyshire, en 1959.
 


 
La Sociedad de los Cerdos Negros (The Black Pig Society) fue fundada por un grupo de veinteañeros indignados por la propagación de cervezas pasteurizadas.

La Sociedad para la Preservación de las Cervezas del Bosque (The Society for the Preservation of Beers from the Wood), con objetivos similares pero más ambiciosos, celebró su primera reunión en un pub a las afueras de Londres en diciembre de 1963.

Nuestro propio libro, Brew Britannia, toma este año como el punto de partida de la línea “alternativa” en la cerveza, que argumentamos, llevó a lo que hoy conocemos como “cerveza artesanal”.

Tal vez pudimos haber comenzado la historia antes. ¿Quién sabe cuánta más evidencia acecha en las revistas agotadas, o en los diarios y cartas que aún no se han descubierto?.
 
allaboutbeer.com
 
Recomendamos



5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *