Guinness, la cerveza que mantuvo a Irlanda fuera de la II Guerra Mundial

La cerveza del arpa y el trébol, la Stout de cremosa y densa espuma, fue el eje que mantuvo a todo un país en posición neutral durante la Segunda Guerra Mundial. Guinness fue el arma que salvó a Irlanda de este conflicto bélico.
 
Cerveza Guinness

Cerveza Guinness

En septiembre de 1939 el primer ministro británico, Neville Chamberlain, había declarado la guerra a la Alemania nazi ante la invasión de Polonia, solicitando apoyo militar a los países de su entorno para afrontar lo que sería la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, el Primer Ministro del país vecino Eamon De Valera, declaró la neutralidad de Irlanda, hecho que encolerizó al entonces Primer Lord del Almirantazgo, Winston Churchill, quien luego sucedería a Chamberlain.
 

Dependencia del Reino Unido

Por aquellos tiempos Irlanda era uno de los países más pobres de Europa, dedicado principalmente a la agricultura a pesar de la escasez de recursos naturales.

Además, la necesidad de importar todo tipo de productos básicos lo hacía muy dependiente del Reino Unido, aunque ya habían pasado dos décadas de su independencia.

Sin embargo, había algo que sí producía como nadie más sabía hacerlo, y que ya se había convertido en el mejor antídoto para mantener alto el ánimo de los soldados británicos e irlandeses durante la Primera Guerra Mundial, en la que Irlanda sí participó en el bando aliado.

La cervecera Guinness exportaba por aquellos años la friolera de un millón de barriles de cerveza al año, principalmente a Reino Unido.

La fábrica más emblemática de la nación, comprometida y fiel a su bandera, tendría la llave para mantener al país en posición neutral en aquellos tiempos tan complicados.
 

Guiness vs Churchill

Irlanda era tremendamente dependiente de sus vecinos. Importaba todo tipo de combustibles, fertilizantes y cereales, por lo que Churchill no dudó en presionar a Irlanda para forzarle a apoyar al bloque aliado, ordenando el 10 de mayo de 1940 el corte total de suministros a Irlanda.
 
Winston Churchill

Winston Churchill

Irlanda entró en una profunda crisis de enfermedad y hambruna. Pero fue entonces cuando el gobierno respondió jugando su mejor carta con la esperanza de lograr reestablecer los suministros a sus ciudadanos, prohibiendo así la exportación de cerveza a principios de 1942.

Rápidamente comenzaron los disturbios en Belfast al agotarse la fuente de placer y consuelo que regaba las gargantas de los caballeros ingleses.

Tampoco se hicieron esperar las críticas de los soldados del frente, que encontraban en su cerveza el remedio para el desgaste que les causaba el esfuerzo de la guerra.

La situación se hizo insostenible para el gobierno británico que, viendo cómo sus soldados y ciudadanos perdían la moral y la calma, no tuvieron más remedio que firmar de inmediato un acuerdo para el reabastecimiento de cereales a Irlanda.
 

La cerveza como instrumento político

Fue entonces cuando el gobierno irlandés entendió el poder de su cerveza como instrumento político. Pocos meses después, Guinness hizo un guiño al gobierno al quejarse de la falta de carbón para la producción.

El gobierno irlandés respondió decretando de nuevo la prohibición de las exportaciones, forzando de este modo al gobierno de Churchill al consiguiente pacto de reabastecimiento del combustible.

Estos hechos fueron repitiéndose hasta que la intervención de Estados Unidos y Rusia, hizo menos importante el apoyo de los irlandeses al bando aliado.

Por esos tiempos, Irlanda ya había restablecido su producción agrícola y había conseguido mantenerse en su posición hasta el final de la guerra. Todo ello gracias a su cerveza, el mejor ángel de la guarda de los irlandeses.

 

www.cervezania.com



Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *