Por Evan Rail

La batalla mundial por el nombre “Budweiser” se ha prolongado durante unos 112 años, lo suficiente como para merecer su propia y detallada entrada en Wikipedia.

Budweiser vs Budweiser
Budweiser vs Budweiser

La versión más extendida de esta disputa dice que la Budweiser original proviene de la ciudad checa de České Budějovice, un burgo al sur de Bohemia lleno de torres coronadas de puntas de aguja que los alemanes tradicionalmente llaman “Budweis”.

Un poco de historia sobre “Budweiser”

Según cuenta la historia, en 1876, una cervecería de St. Louis, Estados Unidos, comenzó a elaborar un cerveza a la que llamaron Budweiser, que significa “desde Budweis”, en honor a la famosa cerveza lager de la histórica ciudad checa.

Según Adolphus Busch, co-fundador de Anheuser-Busch, el nombre fue escogido motivado por un deseo de “elaborar una cerveza similar en calidad, color, aroma y sabor a la cerveza que se elaboraba en Budweis”.

Adolphus Busch
Adolphus Busch

Esa versión de la historia tiene al menos dos grandes lagunas, comenzando por el hecho de que Budvar, alias Budweiser Budvar, fue fundada en 1895, mientras que la versión estadounidense, Budweiser, data de 1876. Si la Budweiser checa es 19 años posterior, podrías preguntarte, ¿Entonces cómo puede ser la original?

Como muchos historias que involucran el lenguaje, la etnia y la identidad en Europa Central, la respuesta no es precisamente sencilla. Para empezar, Budvar ha hecho de la geografía, no de la cronología, el meollo de su argumento.

La dificultad de pronunciar České Budějovice tiene una historia en la producción de cerveza que se remonta a su fundación en 1265.

Budvar entonces ha argumentado razonablemente que, como descendiente de una tradición cervecera de 750 años y que en realidad se encuentra en la ciudad llamada Budweis (en alemán), ellos deberían ser la cervecería autorizada a usar el nombre Budweiser, en lugar de una marca registrada en América de Norte.

Conflictos legales

La disputa ha estado en curso desde 1907 y ha involucrado más de 100 casos judiciales por todo el mundo, principalmente luego de la I Guerra Mundial.

Como resultado de esto, Budweiser Budvar tiene los derechos sobre el nombre Budweiser en la mayor parte de Europa, mientras que AB InBev tiene los derechos en América del Norte

En consecuencia, AB InBev utiliza el nombre “Bud” en la mayor parte de Europa y Budvar vende su cerveza en Estados Unidos y Canadá con el nombre “Czechvar”.

En otros países, una u otra cervecería, o incluso ambas pueden usar el nombre “Budweiser”, según la ley de marcas local.

Samson, un “tercero” en disputa

Pero todavía existen algunos elementos adicionales en este caso, como la pequeña cervecería hoy conocida como Samson, también ubicado en la ciudad de České Budějovice y cuyo origen data de año 1795.

Entonces, bajo los argumentos expuestos, si existiera una “Budweiser original”, esa debería Samson.

Cervecería Samson
Cervecería Samson

České Budějovice fue alguna vez una ciudad en donde se hablaba tanto checo como alemán y donde todos se llevaban a las mil maravillas hasta finales del siglo XIX.

Aunque los alemanes eran minoría en České Budějovice, disfrutaban de un poder político que iba mucho más allá del idioma, incluida la propiedad de la cervecería Samson y otras instituciones locales importantes.

Los checos por su parte fundaron Budvar, un competidor de propiedad local, en medio del fervor nacionalista de finales del siglo XIX, la misma época en la que se fundó el Teatro Nacional Checo con el objetivo de escuchar ópera y obras de teatro en su propio idioma, en lugar de en alemán.

En los últimos años, la diminuta Samson ha sido pasada por alto en la lucha de marcas más conocida del mundo de la cerveza, mientras que al mismo tiempo, la calidad de la cerveza Samson sufría con los sucesivos cambios de propiedad, se ganaba una reputación como cerveza de mala calidad y constantes especulaciones sobre su cierre.

Luego, en 2014, sucedió lo inevitable, ya que después de una compra inicial que incluía parte de su propiedad intelectual, AB InBev adquirió por completo la cervecería Samson, lo que ahora le daba a la cervecería estadounidense un punto de soporte histórico dentro de la misma ciudad de Budweis.

Esta adquisición paso casi inadvertida entre el mar de noticias sobre la compra de SABMiller por AB InBev en 2015, la cual requería que que SABMiller se deshiciera de la mayoría de las marcas poseía en Europa central y oriental, incluidas Pilsner Urquell y otras cervecerías que terminaron siendo adquiridas por la japonesa Asahi. Sin embargo, en medio de esta vorágine de ventas, AB InBev decidió aferrarse a Samson.

Es así como llegamos a la segunda década del siglo XXI, con los medios checos informando que AB InBev ha invertido más de 17 millones de dólares en Samson desde 2014.

Por su parte y bajo la administración de un nuevo director ejecutivo, la cervecería estatal checa Budvar no se ha quedado atrás y ha desarrollado importantes expansiones.

Es casi como si se hubiera abierto un nuevo frente en la guerra de marcas comerciales más larga del mundo de la cerveza.

“Solíamos ser mucho más grandes. Necesitamos volver a conectarnos con nuestros consumidores locales, porque los perdimos a finales de los 90″, dice el director ejecutivo de Samson, Daniel Dřevikovský.

¿Cuánto más grande? En 1996, Samson elaboraba cerveza a toda su capacidad, superando los 380.000 bariles por año, pero hoy en día, su producción anual no supera los 75.000 barriles y eso considerando que bajo la propiedad de AB InBev su producción ha crecido un 10%.

Dřevikovský dice que esos resultados se deben a inversiones en tecnología y saneamiento bajo la propiedad de AB InBev. “Hemos invertido mucho dinero y nuestra cerveza vuelve a ser reconocida como de alta calidad. No hemos ajustado recetas. No hay un solo cambio en nuestras recetas. Es solo tecnología. Tenemos nuestra historia, nuestra receta, nuestras tradiciones, nuestro gusto” dice Dřevikovský.

“Hubo un período de transición entre el cambio de la tecnología antigua a la nueva”, dice por su parte el maestro cervecero de Samson, Radim Lavička.

Los grandes cambios incluyeron mucho más acero inoxidable, una docena de nuevos y gigantescos tanques cilíndricos cónicos (CCT) para complementar los pocos que Samson ya tenía instalados, así como nuevos sistemas de filtración y limpieza.

“Con la nueva flota de CCT, las antiguas bodegas de lagering de la cervecería, que antes se usaban en paralelo con las CCT más antiguas, se cerraron definitivamente en 2016. Ahora estamos en el segundo año. El siguiente paso es recuperar las ventas locales” dice Lavička.

“Hace dos años, convencer al dueño de un pub de vender Samson era casi imposible”, dice Dřevikovský. “Ahora, casi se han duplicado los puntos de venta locales, lo mismo las exportaciones, aunque la cervecería seguirá centrándose en las ventas en České Budějovice y sus alrededores.

La antigua cervecería tiene mucho que ofrecer. Utilizan la misma célebre fuente de agua que Budvar, un pozo artesiano de 274 metros. Utilizan una cepa de levadura similar a la de Budvar. Al igual que Budvar y en marcado contraste con la Budweiser de St. Louis, su cerveza está hecha de 100% malta y 100% lúpulo checo y todavía se produce con maceración por decocción.

Con suerte, dice Dřevikovský, la cervecería podrá volver a alcanzar su nivel de producción anterior de 380.000 barriles. “Este es nuestro principal objetivo, cumplir con la capacidad de la cervecería. Cada semana, la gente se me acerca y me dice que probaron Samson y que nuevamente es una cerveza increíble”.

En la versión ampliamente contada de la saga Budweiser, Budvar interpreta el papel de David, luchando contra un Goliat multinacional. Pero en la ciudad de České Budějovice, Budvar es el gigante. Si bien Samson podría llegar a los 80.000 barriles este año, Budvar venderá más de 1,35 millones de barriles. Samson tiene unos 70 empleados. Budvar tiene 700.

Budvar continúa creciendo

“Somos la única cervecería del mundo que todavía está ampliando sus capacidades de elaboración de lager”, dice el director ejecutivo de Budvar, Petr Dvořák, refiriéndose a las cervecerías que todavía utilizan recipientes separados para la fermentación y lagering, un proceso tradicional que ha desaparecido en gran medida. “No solo hemos invertido en nuestro nuevo centro logístico, sino que también hemos invertido en nuevas bodegas”.

Las nuevas bodegas lagering permitirían que Budvar continúe destacando, especialmente considerando que otras cervecerías similares a Samson continúan cerrando.

Budweiser Budvar
Budweiser Budvar

Pero el centro logístico de Budvar es de otro nivel. Está ubicado al otro lado de la calle de la cervecería principal, requirió la construcción de dos puentes sobre ella y costó más de $32 millones de dólares de inversión hasta que abrió durante el fin de semana de pascua de 2018.

En el interior del centro de logística, las cervezas son embalados por robots que luego las transportan en monorraíl para ser cargadas en camiones de entrega. Ha sido llamado el centro de empaque más moderno del país y de toda Europa Central, incluso por sobre varios centros de distribución de Amazon.

El centro logístico es solo uno de varios grandes nuevos desarrollos en Budvar, que ha anunciado planes para expandir su volumen de producción anual en alrededor del 30%, apuntando a alcanzar los 1,7 millones de barriles al año.

Eso requerirá una nueva línea de envasado, nuevas cervecerías y bodegas de lagering ampliadas, lo que significa una inversión adicional de aproximadamente $55 millones de dólares.

Y aunque Budvar sigue siendo una cervecería extremadamente tradicional, ha dado pasos notables para modernizarse tras la aparición de Dvořák como CEO a mediados de 2017.

Estos cambios son una gran noticia en una cervecería que se enorgullece de su tradición, aunque muchos de sus procesos siguen siendo intencionalmente anticuados.

Caminando por las bodegas con el maestro cervecero Adam Brož, se puede notar que, a pesar de todas las grandes inversiones, los tanques de lagering todavía tienen válvulas manuales.

Eso es el resultado del compromiso de Budvar con el acondicionamiento en frío durante 90 días, explica. “Si solo usas los tanques cuatro veces al año, no hay necesidad de automatización”.

“Los tres meses completos de acondicionamiento en frío no cambiarán” dice Brož y la compañía todavía usa solo lúpulos Saaz clásicos para sus lagers tradicionales, solo conos de lúpulo enteros, no pellets.

Para Dvořák, la supervivencia de su empresa es algo que va mas allá de la cervecería, la ve como una forma de ayudar al país.

Budvar sigue siendo propiedad del gobierno checo tres décadas después de la caída del comunismo y como todo negocio rentable, esto significa que Budvar contribuye regularmente a las arcas del estado. Pero más allá de eso, la cerveza más conocida de České Budějovice es una abanderada de la cultura checa en general.

Una batalla que está lejos de terminar

“Creo que es una gran victoria para el país cuando alguien entra en un bar en Nueva York y pregunta ‘¿Qué tipo de cerveza checa tienes?’”, Dice Dvořák. “Somos una cervecería con 10 millones de accionistas. Somos propiedad de la nación. Podemos ayudar a promover la cultura cervecera checa y ayudar a promover la nación en si misma”.

Eso no significa que comenzarás a ver Czech Budweiser en más bares en Nueva York, al menos no con ese nombre. En Estados Unidos, Budvar tiene que vender bajo la marca “Czechvar” y las importaciones al país siguen siendo mínimas.

El resto del planeta es una historia diferente. Budvar ahora envía cerveza a 79 países y su mayor participación de exportación va a la vecina Alemania, donde Budvar ha sido durante mucho tiempo la importación más vendida en el mercado minorista.

Otros países también obtuvieron excelentes resultados. Las ventas a Rusia aumentaron un 64%, mientras que las ventas suecas aumentaron un 80%. En total, las exportaciones de Budvar de 2018 alcanzaron su mayor registro histórico.

Si bien Budvar tiene los derechos generales del nombre Budweiser en toda Europa, su vecino mucho más pequeño en České Budějovice también tiene algunos derechos.

Conocido desde al menos 1795 hasta 1948 y una vez más desde 2001 como Budweiser Bürgerbräu (o el equivalente “Budějovický měšťanský pivovar” en checo), Samson también tiene el derecho legal de utilizar la Indicación Geográfica Protegida de la UE Budweiser Bier en Europa.

AB InBev
AB InBev

 ¿Esto significa que AB InBev comenzará a elaborar Budweiser al estilo de Missouri en České Budějovice, utilizando a Samson como puerta trasera para las ventas en Europa? Probablemente no. El mercado más grande de Europa es Alemania, donde una cerveza hecha con arroz es, bueno, no es cerveza.

Los cínicos probablemente dirán que tiene que haber algún tipo de estrategia de largo plazo en juego, una oportunidad para que AB InBev enturbie las aguas o gane algo de influencia. Y eso podría ser cierto.

Pero en el nivel más básico, es difícil no apreciar que una cervecería checa que se tambaleaba con un montón de historia logrará ser salvada.

También es difícil no aplaudir el éxito de Budvar. Si bien la administración anterior fue extremadamente lenta e insular, utilizando antiguos trucos de marketing, el nuevo equipo directivo claramente está pensando en el futuro.

Puede que finalmente haya un perdedor, la pelea entre Budvar y AB InBev es después de todo una batalla. Pero por ahora, la historia en la ciudad natal de Budweiser parece una victoria para todos. Especialmente las personas que aman la cerveza.

Recomendamos

  Artículos Relacionados

Última actualización el 2021-04-10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Newsletter The Beer Times™

Escribe un Comentario