Cantillon Rosé de Gambrinus es una cerveza Lambic de frambuesa tradicional (Framboise) elaborada anualmente en Bruselas y cuyo contenido suele rondar los 200 gramos de frambuesa por litro de cerveza.

Rosé de Gambrinus
Rosé de Gambrinus

En su elaboración se utilizan frambuesas pre-congeladas mezcladas con una Lambic de 20 meses de añejamiento, la cual es macerada durante 1 o 2 meses para luego ser transferida a un tanque de embotellado de acero inoxidable en donde se incorpora una cantidad equivalente de Lambic joven con unos 7 meses de añejamiento.

La historia de Rosé de Gambrinus

Brasserie Cantillon ha estado elaborando esta variedad de Lambic Framboise desde 1909, aunque el nombre Rosé de Gambrinus sólo fue utilizado por primera vez en 1986.

Rosé de Gambrinus ha sufrido con los años un cambio notable en su receta, ya que antes de la temporada de preparación 2004-2005, sólo era elaborada con frambuesas belgas, pero debido a que estas no agregaban suficiente color, Cantillon incorporó durante un tiempo entre un 5 a 10% de Lambic Kriek para compensar.

A partir de entonces y debido a la dificultad para obtener suficientes frambuesas belgas, Cantillon comenzó a utilizar frambuesas húngaras, que por su parte si eran capaces de proporcionar suficiente color, por lo que dejaron de utilizar Kriek en la mezcla final.

De Framboise Lambic a Rosé de Gambrinus

Si bien las cervezas con frutas desaparecieron de la línea de producción de la cervecería durante la Primera Guerra Mundial, durante 1920 se volvió a producir Kriek y Framboise por un corto tiempo hasta la década de 1930.

Brasserie Cantillon
Brasserie Cantillon

Poco después de la II Guerra Mundial, cuando las cervezas Lambic perdieron popularidad y muchas cervecerías comenzaron a endulzar sus cervezas para llegar así a un público masivo, la tradición en Cantillon desapareció.

Sin embargo, fue en 1973 que Jean-Pierre Van Roy decidió comenzar a producir Framboise Lambic nuevamente cuando un amigo de la cervecería, Willy Gigounon, se presentó con un cargamento de 150 kilogramos de frambuesas.

Luego, la denominación Rose de Gambrinus provendría de un amigo artista que eventualmente propondría el cambio de nombre y la nueva etiqueta de la cerveza.

La famosa etiqueta de Rosé de Gambrinus

La historia de la famosa etiqueta de Rosé de Gambrinus se remonta a 1980 cuando Jean-Pierre Van Roy sugirió al acuarelista belga Albert Borret que «reuniera a algunos artistas para desarrollar una exposición en la cervecería y celebrar el segundo aniversario del Museo de la Gueuze en Bruselas».

Jean Van Roy de Cantillon
Jean Van Roy de Cantillon

Finalmente, fue un total de ocho pintores y dos escultores quienes asistieron a esta exposición, dos de los cuales eran sus amigos cercanos Raymond Goffin y Raymond Coumans.

Debido a la delicada situación financiera de la cervecería en ese momento y debido a que la sociedad de museos aún no estaba bien establecida, tanto Goffin como Coumans se ofrecieron a producir tres obras cada uno para ser puestas a la venta en beneficio de su desarrollo.

La amistad entablada entre la cervecería y Coumans eventualmente llevaría a que en 1985 cuando Jean-Pierre estaba trabajando en las bodegas de Cantillon preparándose para embotellar Framboise Lambic, que Coumans se mostró «maravillado con el color de la cerveza que salía del barril».

Jean-Pierre Van Roy describe la siguiente conversación:

Jean-Pierre, esta cerveza tiene un color a piel de cebolla. Hay que llamarla “Rosé”.

¡Pero Raymond, ese es un nombre que se usa para el vino!

Luego, de manera muy formal Raymond concluiría:

Entonces se llamará Rosé de Gambrinus y yo diseñaré la etiqueta.

Gambrinus, el rey de la cerveza

La etiqueta resultante de esta conversación representa al rey Gambrinus, también conocido como el «rey de la cerveza», de quien se dice aprendió el oficio de elaborar cerveza de los dioses egipcios Isis y Osiris.

Rey Gambrinus
Rey Gambrinus

A Gambrinus se le atribuye en la tradición europea el haber inventado la cerveza y es una leyenda que se cita habitualmente también en países como Inglaterra y Alemania.

En la etiqueta entonces se puede ver al rey Gambrinus sentado en mitad de un jardín con una mujer desnuda sobre en su regazo que: «sostiene una copa de cerveza en la mano izquierda y espera entregársela a su atento acompañante sólo si él es digno de lo que sucederá».

Los conflictos de la exportación a Estados Unidos

A partir de 1990, Brasserie Cantillon comenzó a trabajar con Wide World Imports Inc. para exportar su cerveza a los Estados Unidos, pero como era de esperar, la etiqueta original no resultó adecuada para los estantes norteamericanos y por lo tanto, necesitaba ser rediseñada para su aprobación federal.

Maurice Coja, director de importaciones en Estados Unidos envió entonces una propuesta de etiqueta en la que había vestido a la mujer con un sujetador negro y una minifalda.

Al ver la etiqueta reelaborada Coumans comentó:

Esto es lo realmente obsceno, dígale al yanqui que se puede meter la sugerencia por dónde mejor le quepa y que yo mismo dibujaré la ropa de la mujer.

Coumans entonces rediseño la etiqueta, esta vez con la mujer vistiendo un gran vestido azul que la cubría por completo, no sin antes señalar:

Si bien la joven lleva un gran vestido azul sobre ella, lo más importante que los estadounidenses deben entender es que debajo del vestido sigue habiendo una mujer desnuda.

Fue en esa época que incluso la revista Playboy dio cobertura a la historia. Más tarde, cuando Shelton Brothers se hizo cargo de las importaciones en 1996, la etiqueta volvió a su versión original.

Controversias sobre la etiqueta

Durante las últimas décadas y a partir de la restricción de uso en Estados Unidos, la etiqueta de Rosé de Gambrinus no ha estado exenta de polémicas que cada cierto tiempo reclaman un supuesto doble estándar.

Las posiciones siguen divididas, publicaciones como la del blog Boak & Bailey recogen numerosos registros en los cuales se preguntan ¿Por qué nadie se queja de que la clásica mujer Rosé de Gambrinus de Cantillon se retoque desnuda en un banco?»

Rosé de Gambrinus en Playboy
Playboy, Marzo de 1998

En el también se hace mención a otros artículos que han levantado el tema, como la publicación de Thrillist en su «Ranking de etiquetas sexistas» o el post de Natalya Watson, una reconocida sommelier de cervezas y Advanced Cicerone sobre su visita a Cantillon, en donde no le daba mayor importancia al tema calificándolo de «complemento divertido», pero reconociendo las dificultades que enfrentaban las mujeres en la industria cervecera.

Luego tenemos el boletín cervecero de Jay Brooks, quien el 2006 afirmaba:

Me estremezco cada vez que pienso en lo mojigatos que somos como nación y en lo ridículos que debemos parecer al resto del mundo civilizado.

Incluso la reconocida autora de libros de cerveza Melisa Cole afirmaba en 2008 a propósito de las prohibiciones, defendiendo la etiqueta y criticando el el puritanismo estadounidense, quienes también habían prohibido el uso de la imagen del tradicional Manneken Piss de Bruselas, una estatua con 400 años de antigüedad.

Se trata de una acuarela bastante bonita de una mujer desnuda sentada en lo que parece el regazo de uno de esos traviesos dioses griegos.

Sin embargo, la propia Cole ha confirmado años después que siente estaba equivocada y que tal vez le había preocupado demasiado apuntar a una de las cervecerías más tradicionales del mundo:

Me alegra decir que me equivoqué y me alegro mucho de decir hoy en día que hay que cambiar.

DESTACADO:  La historia y los negocios de Constellation Brands

Algunas conclusiones finales

Lo cierto es que la vara con la que juzgamos la etiqueta de Cantillon Rosé de Gambrinus hoy en día se ha desplazado. Los límites al respecto continúan y continuarán cambiando.

Cosas que parecían estar bien hace una década o incluso hace un par de años, han adquirido un nuevo enfoque y con toda justicia.

Aún así, para muchos la etiqueta Rosé de Gambrinus no es violenta ni sexista, sino una pieza artística en acuarela casi abstracta, con una historia legítima detrás, artistas reconocidos y siglos de tradiciones cerveceras.

Cantillon sin duda puede que haya sido beneficiada por ser los herederos de un estilo de cerveza que estuvo a punto de extinguirse, porque son geniales, interesantes y misteriosos de una manera en que casi nadie puede serlo hoy en día y lo más probable es que el final de la historia sobre esta etiqueta aún esté por escribirse.

Bibliografía

www.lambic.info
boakandbailey.com
www.cantillon.be

Recomendamos