Siete consejos para elaborar cervezas de trigo alemanas

Chris Swersey y Chuck Skypeck actualmente trabajan como personal técnico en la Brewers Association, pero antes de eso ambos tuvieron largas carreras como cerveceros artesanales.
 
Cerveza y trigo

Consejos para elaborar cervezas de trigo alemanas

A continuación, Chris y Chuck comparten sus mejores consejos para que la próxima vez que enciendas tus quemadores para elaborar una cerveza de trigo alemanas de sabores tradicionales.

1. Elija la levadura correcta para el trabajo

Selecciona cuidadosamente tu cepa de levadura a fin de desarrollar el perfil de sabor que deseas. Las diferentes cepas producen cantidades variables de ésteres y compuestos de sabor asociados a las cervezas de trigo alemanas. Elije una variedad que enfatice las características que deseas.

Si planeas recolectar y reinyectar levadura, también debes saber que muchas de las cepas más populares son muy inestables en el tiempo, es decir, el perfil de sabor variará después de una o dos elaboraciones, con la levadura perdiendo viabilidad muy rápidamente, a veces después de tan solo una reinyección.
 

2. Explora las variedades de trigo

Considera el tipo de trigo que quieres usar en tu elaboración. ¿Quieres el sabor pleno y granoso de un trigo rojo y duro de invierno o el ligero sabor delicado de una variedad blanca de verano? Investiga sus opciones.

3. Busca un refinado carácter de lúpulo

Manten el amargor y el sabor del lúpulo bajos para que el carácter del trigo y la levadura brillen. ¡La variedad importa! Selecciona una variedad noble con sabores herbales y especiados que equilibrarán y complementaran los sabores generados por la levadura. Dimensiona para 10-15 BU, añadidos al inicio del hervor, con muy poco aroma.

4. Conoce tu agua

Las cervezas de trigo alemanas tradicionales se elaboran con una amplia gama de perfiles de agua que varían de blandas a moderadamente duras.
 
Agua

Conoce tu agua

Tu objetivo será asegurarte de que la maceración esté en el rango óptimo de pH, entre 5.2 a 5.6. Si las adiciones de minerales son necesarias, use cloruro para mejorar la textura de la cerveza en lugar de sulfato, al cual aumentará el amargor.

5. Ten un plan de maceración

La maceración puede ser una infusión simple de un solo paso, o puede incluir un descanso de ácido ferúlico (para mejorar el desarrollo de 4-vinil-guayacol, que produce sabores similares al clavo de olor) a 105-112 °F (40-44 °C) ) y/o un descanso de proteínas a 120-128 °F (49-53 °C) antes de la sacarificación.

Mantén bajas las temperaturas de sacarificación si deseas un cuerpo liviano típico del estilo. Elevar la temperatura de fermentación durante el mash out ayudará a evitar una maceración estancada.

6. Evita la maceración estancada

Las maceraciones para cerveza de trigo tienen la reputación de ser un poco malhumoradas cuando llega el momento extraerlas porque la malta de trigo carece de cáscara.

Si mueles tu propio grano, ajusta el molino para moler la malta de trigo más gruesa que la malta de cebada. Intenta minimizar la cantidad de harina en el molino y has que la malta de trigo sea la última adición al macerado para que las maltas con cáscara descansen en el falso fondo o en la malla de lavado. Mezcla bien el resto de las maltas de cebada y trigo para evitar la estratificación.

Los cascarones de arroz agregados al puré pueden ayudar a mantener la porosidad. Prueba una libra (0,45 kg) en la mezcla para un lote de 5 galones (19 litros).
 

7. Temperatura de fermentación

Incluso con la misma cepa de levadura, ligeras variaciones en la temperatura de fermentación pueden producir resultados profundamente diferentes.

Encuentra el punto óptimo donde la levadura genera los sabores que deseas en la cerveza terminada, marca esta temperatura y mantén la fermentación en un rango de temperatura estrecho.

Considera lanzar tu levadura a una temperatura inferior a la temperatura de control deseada (por ejemplo, inyecta a 65 °F (18 °C) para una fermentación a 68 °F (20 °C).

Asegúrate de permitir que la fermentación termine por completo, ya que las levaduras Weizen son propensas a la producción de diacetilo en cerveza sin tratar.

No enfríes tu cerveza demasiado pronto al final de la fermentación, y considera permitir que la temperatura se eleve por un día más o menos después de que la fermentación se complete solo para estar seguro.

 

www.homebrewersassociation.org



Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *