30 cervezas belgas imprescindibles

Escoger las mejores cervezas belgas en lo que es un auténtico paraíso para los amantes de la cerveza si duda es una tarea muy difícil. Declaradas como Patrimonio de la Humanidad, las cervezas que produce este pequeño país son de una calidad incontestable.
 
25 cervezas belgas imprescindibles

25 cervezas belgas imprescindibles

Mientras que otros países con ricas tradiciones cerveceras vieron sus estilos nativos extenderse por todo el mundo -las Lagers alemanas se apoderaron del globo y las Pale Ale inglesas influenciaron los primeros días de la obsesión de la cerveza artesanal en Estados Unidos– la cultura de las cerveza belga se mantuvo insular, fiel a los métodos tradicionales y a estilos rara vez vistos fuera de su propio país.

Con casi 200 cervecerías diferentes que producen cada año alrededor de 1.500 cervezas distintas, es difícil encontrar otro lugar del mundo que concentre en una superficie tan reducida tantas cervezas y de tan buena calidad.

Por ello, no es de extrañar que la UNESCO decidiera declararla como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad a finales de 2016, valorando la gran diversidad de cervezas producidas en este país y la manera en las que éstas se integran en la sociedad belga como un bien cultural más allá de ser una simple bebida alcohólica.

Pero entre tantas cervezas belgas, ¿cuáles son las mejores? Pregunta difícil con una respuesta aún más complicada porque en este país se producen cervezas de todos los estilos y colores, y casi todas de una calidad extraordinaria; desde Lagers tradicionales a sus famosas cervezas de Abadía, pasando por las Lambic autóctonas de Bruselas.

Por ello, resulta extremadamente peliagudo elaborar una lista de estas características, aunque hemos creído conveniente intentar tocar un poco todos los registros posibles para escoger las que son a nuestro juicio son algunas de las 30 cervezas belgas imprescindibles

Con suerte, esta lista te dará una amplia visión sobre grandes cervezas belgas y te mantendrá con un montón de cosas pendientes por probar.
 


 

30 cervezas belgas imprescindibles

Cantillon Fou’ Foune

En la década pasada, este especialista en cervezas Lambic de cuarta generación ininterrumpida, con más de un siglo de operaciones, pasó a ser el productor favorito de estas cervezas de culto, tan reconocidas, que lograr probarlas fuera de Bélgica podría parecer imposible.
 
Cervezas belgas: Cantillon Fou’ Foune

Cantillon Fou’ Foune

Si alguna vez tienes la posibilidad de elegir una Cantillon, Fou’ Foune incluye la deliciosa adición de albaricoques de Bergeron sin comprometer ninguna de las famosas complejidades de la cervecería.

Oude Gueuze Tilquin a L’Ancienne

Debido a que los estadounidenses vieron que las importaciones de Cantillon no superarían el goteo, los amantes de las cervezas ácidas tuvieron que buscar en otro lugar. A pesar de ser un emprendimiento relativamente nuevo (abrió en 2009), el fundador y blender Pierre Tilquin probó muchas de las cajas correctas.
 
cervezas belgas: Oude Gueuze Tilquin a L'Ancienne

Oude Gueuze Tilquin a L’Ancienne

Tilquin trabajó para Cantillon y es el único blender en el mundo que puede trabajar con mosto de esta cervecería. Valga decir que el resultado final es una bocanada descarada de bondad ácida.

Lindemans Gueuze Cuvee René

Con casi 200 años de antigüedad, Lindemans es uno de los productores Lambic más conocidos del mundo. Aunque cervezas como su popular Framboise pueden ser un poco agresivas en el carácter a fruta para conocedores serios.
 
cervezas belgas: Lindemans Gueuze Cuvee René

Lindemans Gueuze Cuvee René

La firma de su Lambic Cuvee Rene es la de una bebida digna para los amantes de la acidez en cualquier nivel de sofisticación.

Oude Geuze Boon Black Label

Aunque Oude Geuze Boon tiende a caer en el lado más accesible del espectro de este ácido estilo, la etiqueta Black Label va realmente un paso más allá.
 
cervezas belgas: Oude Geuze Boon Black Label

Oude Geuze Boon Black Label

La cervecería dice que elige sus Lambic “más secas” para esta mezcla y de hecho, aunque mantiene su tomabilidad, tiene un punto adicional de agritud y acidez.
 

Fonteinen Oude Kriek

Ninguna lista de cerveza belga estaría completa sin una Kriek- una Lambic elaborada con cerezas ácidas. Puesto que el estilo es una mezcla intrínseca de dos productos ácidos, conseguir que todo se entremezcle con un sentido de compleja armonía puede ser sorprendentemente difícil.
 

Fonteinen Oude Kriek

Sin embargo, Brouwerij Drie Fonteinen es un aclamado productor de Lambic y el resultado es perfecto.

Rodenbach Alexander

Durante 17 años, Alexander fue sólo una cerveza legendaria prácticamente olvidada de la Brouwerij Rodenbach, una cervecería belga con un montón de reconocidas cervezas rojas de Flanders bajo su cinturón.
 
cervezas belgas: Rodenbach Alexander

Rodenbach Alexander

Pero el año pasado, Rodenbach reintrodujo esta foederbier bellamente empaquetada, madurada con cerezas ácidas que logró reactivar la apreciación de su delicado equilibrio entre dulzor y acidez.

Cuvée des Jacobins Rouge

Aunque Rodenbach Alexander destella con sabores a cereza y Monk’s Café Flemish Sour mantiene una historia única, los bebedores de cerveza que buscan una verdadera cerveza flamenca clásica no necesitan mirar más allá de Cuvee de Jacobins Rouge.
 
cervezas belgas: Cuvée des Jacobins Rouge

Cuvée des Jacobins Rouge

Desde 1970, esta foederbier pura, envejecida por al menos 18 meses, es considerada como un ejemplo de cómo debe ser alcanzado el equilibrio entre lo agrio y lo dulce.

Liefmans Goudenband

Mientras que muchas sours son conocidas por su intensidad, Liefmans Goudenband es una Oud Bruin de Flanders extremadamente accesible.
 
cervezas belgas: Liefmans Goudenband

Liefmans Goudenband

La acidez inherente del estilo es equilibrada por una columna vertebral maltosa. Es una Brown ácida clásica sin ningún truco.

Saison Dupont

Mucho antes de que múltiples cervecerías abrieran por todas partes, cada una sirviendo su propia versión del estilo Saison, la cervecería belga Brasserie Dupont se mantuvo produciendo la Saison más reconocible del mundo.
 
cervezas belgas: Saison Dupont

Saison Dupont

Aunque la competencia se ha intensificado, Saison Dupont sigue siendo el estandarte: es frutal y especiada, con un magnífico encanto seco y rústico.

Fantome Saison

Mientras que Saison Dupont es vista como el estandarte, la Saison de Brasserie Fantome podría ser vista como el nuevo clásico.
 
cervezas belgas: Fantome Saison

Fantome Saison

Desde su inauguración en 1988, esta cervecería ha ganado fama internacional, en parte gracias a su buque insignia excepcionalmente jugosa y compleja.

Brouwerij De Ranke XX Bitter

Hace una década, las cervecerías artesanales estadounidenses entraron en una fase elaboración de IPA belga, escencialmente IPAs lupuladas elaboradas con levadura belga.
 
cervezas belgas: Brouwerij De Ranke XX Bitter

Brouwerij De Ranke XX Bitter

Elaborada por primera vez en 1996, XX Bitter -alguna vez denominada “la cerveza más amarga de Bélgica”- podría ser vista como una temprana precursora de esta tendencia.

Aunque esta cerveza fuertemente lupulada puede parecer insignificante para los estándares modernos, los bebedores de cerveza que buscan los clásicos necesitarán probarla.

Houblon Chouffe Dobbelen IPA Tripel

Si las IPAs belgas son como su taza de té, será muy difícil encontrar un ejemplo más clásico y elogiado que Houblon Chouffee, actualmente elaborada en Bélgica por Brasserie d’Achouffe.
 
cervezas belgas: Houblon Chouffe Dobbelen IPA Tripel

Houblon Chouffe Dobbelen IPA Tripel

En 2006, la cervecería aplicó la sensibilidad de una IPA americana a una Tripel belga y este monstruo de 9 ABV, Houblon Chouffe Dobbelen IPA Tripel, elaborado con lúpulos americanos fue el maravilloso resultado.

Orval

En muchos sentidos, Orval podría ser vista como la cerveza con brettanomyces iniciatica. No fue la primera elaboración en exhibir esta cepa de levadura funky, pero para muchos consumidores de todo el mundo, Orval fue su primera exposición a este sabor único.
 
cervezas belgas: Orval

Orval

Más de ocho décadas después de su primera introducción, la mezcla deliciosamente obsena de Orval con sus notas cítricas, amargas y fenólicas todavía valen la pena ser exploradas.

Petrus Aged Pale

Pocas cervezas percuten el equilibrio ideal entre ácido y amargo como Petrus Aged Pale. Aunque incorpora la denominación  “pale” en su nombre, esta cerveza -100 por ciento envejecida en barricas gigantes de roble conocidas como foeders- aterriza en el paladar con una acidez que provoca fruncimiento de labios antes de ceder el paso a un final terroso y seco.
 
cervezas belgas: Petrus Aged Pale

Petrus Aged Pale

Duvel

No todas las ocasiones requieren una Golden Ale belga de 8,5 ABV que ofrezca ésteres frutales y un chasquido de dulzor maltoso que luego evoluciona en amargor especiado.
 
cervezas belgas: Duvel

Duvel

Pero si estás deseando escoger una Golden Ale belga clásica y no sabes por dónde empezar, destapar una Duvel es como abrir el libro del estilo en la página uno.

De Dolle Arabier

Si sientes que ya has bebido suficiente Duvel o sólo si prefieres una cervecería con un poco más de carácter independiente, De Dolle Arabier es una Strong Ale belga igualmente potente, pero con un carácter diferente gracias al uso de dry-hopping con lúpulo Nugget y una cepa de levadura funky.
 
cervezas belgas: De Dolle Arabier

De Dolle Arabier

De la Senne Taras Boulba

No todas las cervezas belgas tienen que ser monstruos con altos niveles de alcohol. Taras Boulba es una cerveza session ligera y lupulada de sólo 4,5 ABV que ofrece el carácter de levadura esterosa y especiada que se espera de una cerveza belga.
 
cervezas belgas: De la Senne Taras Boulba

De la Senne Taras Boulba

Es un refrescante ganadora que vale la pena buscar, especialmente si el resto de esta lista te deja los ojos girando sin parar.
 

Trappistes Rochefort 8

Muchas cervezas Trapenses tienen la reputación de ser muy intensas, que es lo que hace que una elaboración como Rochefort 8 sea tan intrigante.
 
cervezas belgas: Trappistes Rochefort 8

Trappistes Rochefort 8

A pesar de su profundo color marrón dorado y sus algo absurdos 9,2 ABV, mucho sobre esta cerveza es delicadeza, especialmente sus aromas a cóctel de frutas y azúcar morena sumados a sus sabores a higo y cereza negra.

Chimay Grande Reserve

Para muchas personas en todo el mundo, Chimay fue la introducción a la cerveza belga. Antes de que la cerveza artesanal comenzara a estar cada vez más disponible, esta marca se encontraba fácilmente.
 
cervezas belgas: Chimay Grande Reserve

Chimay Grande Reserve

Durante estos años Chimay llevaba consigo un aire de sofisticación que la mayoría de las marcas de cervezas locales no podía alcanzar. Incluso hoy en día, su contenido sigue tan delicioso como siempre.

La Grand Reserve, coloquialmente conocida como “Chimay azul” es especialmente memorable, una belleza de color marrón oscuro llena de sabores a frutas secas.

Westmalle Tripel

Aunque esta lista se inclina hacia las cervezas ácidas, muchas de las cervezas clásicas de Bélgica pertenecen a un trío de estilos: Dubbel, Tripel y Quadrupel, tres tipos de cervezas de abadía que han sido elaboradas durante generaciones.
 
cervezas belgas: Westmalle Tripel

Westmalle Tripel

Apodada la “madre de todas las Tripel”, Westmalle Tripel desarrolla este estilo dorado y frutal a partir de una receta que la abadía dice no ha cambiado desde 1956. Es una Tripel clásica que deberías encontrar.

Westvleteren 12

Durante años, esta hermosa Quadrupel belga ha sido calificada como una de las mejores cervezas, si no, la mejor cerveza del mundo. Si esta aclamación es el resultado de la calidad de la cerveza (sabrosa, con notas intensas a caramelo y frutas oscuras) o la rareza (es muy difícil de conseguir) da para debate.
 
cervezas belgas: Westvleteren 12

Westvleteren 12

Tu mejor opción con Westvleteren 12 es intentar “cazar” una y formar tu propia opinión. Lograr encontrar una botella es la mitad de la experiencia.

De Struise Brouwers Black Albert

Aunque Russian Imperial Stout es un estilo que no se asocia comúnmente a Bélgica, esta monstruosa cerveza de 13 ABV debería ser parte de cualquier discusión sobre las mejores Stout del mundo.
 
cervezas belgas: De Struise Brouwers Black Albert

De Struise Brouwers Black Albert

Deus

Miller High Life puede tener una marca registrada del término “El Champagne de las Cervezas”, pero en la década pasada, las cervezas destinadas a imitar algo de la sofisticación del champán se han convertido en un estilo propio, conocido como biere brut o biere de Champagne.
 
cervezas belgas: Deus

Deus

Deus, que es probablemente el ejemplo más conocido y su proceso de elaboración culmina en la región de Champagne, Francia. El resultado es apropiadamente pálido y de estructura seca, a pesar de conservar gran parte del carácter funky de una cerveza belga.

Chimay Rouge

La cervecería Chimay, que lleva en marcha desde 1862, produce diversas variedades de cervezas belgas, incluyendo la Chimay Rouge o Roja, la Chimay Bleue o Azul, la Chimay Tripel o Blanca y la Chimay Doreé.
 
Mejores cervezas belgas: Chimay Rouge

Chimay Rouge

La primera de ellas, una cerveza de color cobrizo y sabor afrutado (con notas a albaricoque), de estilo Dubbel, elaborada con lúpulos Hallertauer y Galena, y con una graduación alcohólica en torno al 7%. Refermentada en botella y sin pasteurizar, es una auténtica delicia saborear esta cerveza junto con el queso del mismo nombre.

Delirium Tremens

Delirium Tremens es la locución latina que hace referencia al síndrome de abstinencia del alcohol. Pero también da nombre a una de las cervezas belgas más populares, fabricada por Brouwerij Huyghe en Flandes Occidental desde 1989.
 
Mejores cervezas belgas: Delirium Tremens

Delirium Tremens

Su botella de vidrio pintada de blanco emulando un contenedor cerámico y el papel de plata azul que corona la misma la hacen inconfundible.

Se trata de una cerveza rubia de estilo Belgian Strong Ale, con una graduación alcohólica del 8,5% (antes de 2003 se comercializaba con 9%). Maltosa, pero redonda en boca, su peculiar sabor proviene de la utilización de tres tipos de levaduras diferentes.

Tripel Karmeliet

Tripel Karmeliet es una una cerveza elaborada por Brouwerij Bosteels desde 1791, aunque siguiendo una supuesta receta de 1679, encontrada en un convento carmelita, en la que se emplean cebada, avena y trigo (de ahí su nombre, Tripel Carmelita).
 
Mejores cervezas belgas: Tripel_Karmeliet

Tripel Karmeliet

Se trata básicamente de una cerveza de alta fermentación de estilo Tripel de color dorado intenso, con una espuma abundante y aromas herbales y afrutados debido a la levadura empleada en su fermentación y al uso de las tres variedades de cereales.

Adriaen Brouwer Dark Gold

Adriaen Brouwer fue un pintor flamenco del siglo XVII, a quien la cervecería Brouwerij Roman dedica una de sus cervezas desde 2008.
 
cervezas belgas: Adriaen Brouwer Dark Gold

Adriaen Brouwer Dark Gold

La Adriaen Brouwer Dark Gold es una cerveza de estilo Belgian Dark Strong Ale de alta fermentación, de color oscuro y con una graduación alcohólica elevada, en torno al 8,5%.

En su elaboración se emplea agua de manantial de Oudenaarde y maltas tostadas que le confieren su sabor acaramelado, con ligeros toques de café y notas afrutadas.

St. Bernardus 12

A escasos 15 km de Vleteren, hogar de la famosa Westvleteren XII, se encuentra la pequeña localidad de Watou donde se ubica la cervecería St. Bernardus, conocida por haber producido durante muchos años cervezas clónicas de aquellas elaboradas en la Abadía de Sint Sixtus.
 
cervezas belgas: St. Bernardus 12

St. Bernardus 12

Su licencia para producir cervezas bajo la marca Westvleteren terminó en 1992 pero las cervezas que ahí se fabrican, ahora con el nombre de St. Bernardus, siguen siendo prácticamente idénticas a las que tienen el honor de considerarse las mejores del mundo.

Y este St. Bernardus 12 es el equivalente de la Westvleteren 12, igualmente deliciosa y enigmática. Una Quadrupel de color marrón oscuro y una graduación alcohólica del 10,5%, que sigue la receta original y por lo tanto posee las mismas notas afrutadas y dulzonas, con toques de caramelo y maltas tostadas que la mejor cerveza del mundo. Y mucho más fácil de conseguir.

Straffe Hendrik Tripel

De Halve Maan (La Media Luna, en castellano) es una famosa cervecería originaria de la ciudad de Brujas, nacida en 1856 de la mano de Leon Maes.
 
cervezas belgas: Straffe Hendrik Tripel

Straffe Hendrik Tripel

Se trata de una cerveza rubia de alta fermentación de estilo Tripel, con una graduación alcohólica del 9%, ligeramente especiada con toques de pimienta negra, cilantro y jengibre, además de un sabor algo afrutado (plátano y cítricos) que marida especialmente bien con pescados y quesos.

Hoegaarden

Los orígenes de la Hoegaarden se remontan al siglo XV, concretamente a 1445, cuando unos monjes de la localidad del mismo nombre empezaron a experimentar con la elaboración de cervezas de trigo.
 
cervezas belgas: Hoegaarden Witbier

Hoegaarden Witbier

Se trata de una cerveza ligera, cítrica y refrescante perteneciente al estilo que se conoce como Witbier o cerveza blanca, la variedad de cerveza de trigo belga por excelencia, bastante diferentes a las Weizen alemanas.

Es una cerveza de aspecto blanquecina y algo turbia, con notas agridulces y algo ácidas, y con una graduación alcohólica algo inferior al 5%.

www.bonviveur.es
www.foodandwine.com



Comenta en Facebook

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *