Chile posee uno de los terroir más finos del mundo, debido a su larga extensión de territorio, lo cual le ha permitido desarrollar una fuerte diversificación de vides, y por ende, una potente presencia vinícola a nivel mundial.

5 razones porqué el vino chileno es considerado uno de los mejores del mundo
Vino chileno, uno de los mejores del mundo

Según los datos oficiales de la ODEPA, las exportaciones totales de vino chileno en el año 2021 alcanzaron 908,8 millones de litros, por un total de 2.037,3 millones de dólares.

Esta historia se ha construido a lo largo de los siglos, donde desde las raíces de la Colonia, con la llegada de los españoles, se plantaron las primeras vides, definiendo la historia del vino chileno como uno de los más destacados a nivel mundial.

Septiembre, además de ser el mes de la chilenidad, es el mes que alberga la celebración del Día Nacional del Vino Chileno, fecha para reconocer la importancia histórica de este brebaje y el valor que representa para la cultura, identidad y economía de todo el país.

Si aún no sabes los motivos de su reconocimiento, los expertos de La Vinoteca comparten 5 razones que todo el mundo debe saber sobre porqué el vino chileno es tan famoso a lo largo del globo.

1. Diversidad de cepas

Como ya sabemos, Chile es un país muy largo rico en diversidad de suelos, climas y vegetación entre otras características, que lo hacen ser un referente cuando hablamos de vinos.

Gracias a lo anterior, es que en la actualidad Chile es productor de una gran diversidad de cepas, lo que les permite ofrecer al mercado una gran cantidad y variedad de vinos, siempre manteniendo una óptima calidad característica.

Los expertos de La Vinoteca comentan:

Existen alrededor de 66 variedades de uvas viníferas y será parte de nuestra curiosidad y flexibilidad darle la oportunidad a variedades no tradicionales, las cuales demuestran el amplio abanico disponible en Chile.

En relación a los cepajes de vinos, según los datos arrojados por la ODEPA, estos son liderados por el Cabernet Sauvignon con 40.053 ha (29%), seguido por el Sauvignon Blanc con 15.224 ha (11%) y por el Merlot con 11.366 ha (8%).

2. Variedad en el tipo de suelo

El suelo es, sin duda, un factor determinante a la hora de hablar de la producción de un buen vino.

La situación situación geográfica de Chile repercute directamente en la conformación de sus suelos, permitiendo que exista una gran diversidad de valles vitivinícolas con condiciones irrepetibles a nivel global.

Este enorme potencial para la producción de vinos únicos y altamente diversificados, tiene directa vinculación con las particularidades del territorio chileno y sus relieves.

Además, se considera que suelo chileno es muy favorable al momento de disponibilizar recursos hídricos a las plantas, de administrar nutrientes y del desarrollo vegetativo y frutícola, es un entorno muy favorable para la plantación y producción de las uvas que posteriormente se convertirán en vino.

3. Influencia del mar en el vino

La larga costa de mar chileno es sin duda un gran privilegio, no solo por las playas y/o alimentos que produce, lo que muchos no saben que esta característica es la responsable de que los vinos chilenos tengan una mejor acidez, sean más frescos y apetecibles.

Gracias a la influencia de la corriente fría de Humboldt, que recorre la costa sudamericana desde Magallanes hasta las Islas Galápagos, se forman ambientes especialmente favorables para el desarrollo de la vitivinicultura de climas frescos, permitiendo que existan especiales condiciones para distintos cepajes, tales como el Sauvignon Blanc y el Chardonnay, pero también, de tintos, destacando el emblemático Cabernet Sauvignon.

4. Influencia de las montañas en el vino

Chile es un país montañoso, donde la Cordillera de los Andes toma el protagonismo, actuando como un biombo climático que impide que los vientos húmedos provenientes de Argentina lleguen hasta el Valle Central y detiene la influencia fría proveniente del Océano Pacífico sobre el territorio.

La producción del vino se ve favorecida por una gran amplitud térmica, lo cual es importante para el periodo de madurez de la uva, favoreciendo durante el día la acumulación de azúcares y durante la noche la mantención de la acidez natural, creando un equilibrio óptimo y potenciando la producción de vinos de calidad.

Por otra parte, no hay que dejar de lado la Cordillera de la Costa, la cual, si bien es más pequeña que la anterior, igualmente juega un papel fundamental en esta materia.

Ésta genera una importante barrera al aire frío proveniente del Océano Pacífico permitiendo que Chile tenga un clima más mediterráneo, especialmente en la Zona Central y por ende, condiciones idóneas para la plantación de vides.

5. Condiciones climáticas en verano e invierno

El último, pero no menos importante punto. Ya hemos notado que Chile es un paraíso para la elaboración de vinos, lo cual no podría ser posible sin el particular clima que posee.

Debido a que cuenta con altas temperaturas en el verano y posee inviernos fríos y lluviosos, es el ambiente idóneo para la producción de este tipo de brebaje.

Esto además permite que, si bien el territorio de mayor producción vitivinícola corresponde a la Zona Central, la cual posee una condición más templada y con lluvias de tipo mediterráneo, igualmente encontramos plantaciones en la Zona Norte y austral del país.

Entonces, ahora que ya cocones todas las particularidades y razones de por qué el vino chileno es sin duda de los mejores del mundo, desde La Vinoteca te invitan a disfrutar de este brebaje y celebrar el mes de la patria chileno en todo el mundo.

Podrás encontrar las mejores variedades de cepas y productos gastronómicos nacionales en cualquiera de sus tiendas físicas o en su web www.lavinoteca.cl.

Recomendamos

Artículos Destacados