Por Cornelia Schramm

Cuando Georg Schneider, quien ahora cuenta con 58 años, reflexiona sobre su bisabuela Mathilde, no puede evitar sonreír, rememorando cómo era recibir sus besos durante su niñez.

Mathilde Schneider
Mathilde Schneider

“Era cariñosa pero también estricta”, dice con nostalgia. Sin embargo, es evidente que la marca Schneider Weisse le debe mucho a su influyente personalidad.

La cervecería, que hoy tiene su sede en Kelheim, aún conserva profundas raíces en Múnich, donde Georg Schneider lleva con orgullo el legado de ser la sexta generación en liderar la cervecería.

Es en el Weisses Bräuhaus, junto a su hijo, donde disfrutan de una Aventinus, marcando el inicio de la temporada de cervezas fuertes.

Tradición cervecera familiar

La tradición familiar es palpable, ya que fua la bisabuela Mathilde quien creó esta especial cerveza de trigo Doppelbock en 1907, algo totalmente innovador para la época y que aún hoy sigue siendo una rareza en el mundo cervecero.

Las cervezas fuertes son relativamente comunes, pero muy pocas son de fermentación alta del tipo de Aventinus.

Mathilde y Georg Schneider
Mathilde y Georg Schneider

Esta cerveza se ha ganado un lugar especial en el corazón de los clientes de Weisses Bräu im Tal, donde los aficionados, conocidos como «Aventinus-Buam», la consumen durante todo el año, manteniendo viva esta tradición desde hace 40 años.

Además, esta especialidad bávara ha trascendido fronteras y encontrando seguidores en Estados Unidos, Australia y otros 30 países hacia donde es exportada.

Su perfil de sabor, que recuerda a dátiles, higos y plátanos maduros, con un toque especiado, sin duda es ampliamente apreciado por los amantes de la cerveza.

DESTACADO:  Lagunitas IPA - Notas de Cata

Sin embargo, su agradable sensación calida en el pecho puede ser engañosa, ya que su contenido de alcohol del 8,2% ABV habitualmente asegurará un ambiente animado en la taberna.

Un giro inesperado

La historia de Mathilde Schneider (1877-1972) tomó un giro trágico en 1905 cuando su esposo Georg III sufrió un accidente en el lago Starnberg.

Tras ser sorprendido por una tormenta mientras remaba, el patriarca de la cervecería se mojó, cayó enfermo y falleció.

Su vida aventurera concluyó abruptamente a los 35 años y se rumorea que Mathilde, de firme fe católica, llegó a especular que su prematura muerte pudo haberse debido a su condición de protestante.

Mathilde se encontró repentinamente a cargo de su familia y la cervecería, enfrentándose a la difícil tarea de mantener el negocio a flote en ausencia de su marido.

A pesar de las leyes que impedían que una mujer dirigiera una cervecería, Mathilde se había visto influenciada por los movimientos feministas europeos que exigían igualdad de derechos, así que demostró su tenacidad y visión al nombrar a su cuñado como director nominal, mientras ella manejaba las riendas del negocio desde las sombras.

El nacimiento de Aventinus

Su decisión de crear Aventinus, una cerveza de trigo fuerte denominada Doppelbock, marcó un hito en la historia de la cervecería, superando los obstáculos impuestos por una asociación de cerveceros conservadora que inicialmente rechazó la idea debido a su nombre inspirado en el historiador Johannes Aventinus.

La asociación de cerveceros vetó la nueva Aventinus con el dudoso argumento que la cerveza debía llevar el nombre de un santo, aunque probablemente solo se trataba de un pretexto para evitar que la nueva cerveza saliera al mercado.

Pero Mathilde se apegó al nombre y pidió ayuda a un sacerdote de la iglesia de St. Georg en Bogenhausen, a quien convenció de investigar un poco.

Schneider Aventinus
Schneider Aventinus

Finalmente descubrieron que una de las siete colinas de Roma lleva el nombre de un muy desconocido San Aventinus, así que la asociación de cerveceros tuvo que ceder y la innovación de Mathilde sale al mercado convirtiéndose en un éxito comercial.

Hoy, Aventinus no solo es un símbolo de la perseverancia y la innovación de Mathilde Schneider, sino también de una de las cervezas más galardonadas de Europa.

Georg Schneider VII, de 28 años, maestro cervecero y parte del equipo directivo, subraya la importancia de la doble fermentación, la maduración con levadura cultivada y mosto fresco para obtener el perfil único de Aventinus.

Esta dedicación a la calidad y la innovación continúa inspirando a las nuevas generaciones de la familia Schneider, como Jorge VII, quien recientemente ha introducido nuevas variedades de cerveza, manteniendo viva la tradición de experimentación y excelencia que Mathilde inició hace más de un siglo.

Recomendamos