Reconstruyen el árbol genealógico de la levadura Saccharomyces cerevisiae

Investigadores de Belgica, Alemania y Estados Unidos lograron secuenciar el genoma de 157 levaduras del género Saccharomyces cerevisiae utilizadas para hacer cerveza, vino, sake, pan y bioetanol y que son representativas de todas las variantes comerciales actuales, gracias a esto determinaron que el ancestro de la cerveza actual fue producido entre 1573 y 1604.
 
Reconstruyen el árbol genealógico de la levadura Saccharomyces cerevisiae

Productos elaborados con Saccharomyces cerevisiae

El estudio, publicado en Cell, indica que la levadura Saccharomyces cerevisiae tiene cinco grandes ramas: las asiáticas, que incluyen las que producen el licor de arroz japonés; las que hacen vino; las que hacen pan y dos familias diferentes de cervezas. De todas ellas, la más domesticada es la de la cerveza.

En el articulo los científicos detallaron que existe una diferencia genética entre las levaduras Saccharomyces cerevisiae con las que se elabora cerveza en Europa continental, las de Reino Unido y un tercer grupo que engloba las de Estados Unidos, “cuyo origen está en levaduras Saccharomyces cerevisiae que llegaron desde Inglaterra”, detalló Kevin Verstrepen, investigador de la Universidad Católica de Lovaina y principal autor del estudio.
 


 
“Los cerveceros de aquella época fueron los suficientemente listos como para reciclar el sedimento que quedaba después de cada fermentación y añadirlo a la siguiente, lo que hizo que el proceso fuese cada vez más consistente y rápido”, explica Kevin Verstrepen investigador de la Universidad Católica de Lovaina y el Instituto de Biotecnología de Flandes y principal autor del estudio.

La cerveza se producía durante todo el año, se tardaba apenas una semana en fermentar y los microorganismos se multiplican mucho más rápido que los perros o las vacas, lo que permitió un proceso de domesticación en tiempo récord.

Por su parte Steven Maere, coautor del estudio, comentó que cuatro siglos de domesticación han dejado huella en los genomas de las levaduras.

“En varios linajes de levaduras, varios genes se amplificaron (aumentaron su presencia), se borraron o se alteraron para optimizar el crecimiento en los fermentadores de cerveza o para mejorar el sabor”, finalizó Maere.

 

elsemanario.com



Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *